El Sínodo

Suegro.- Oí que te criticaban el domingo, después del Sínodo.
El Papa.- ¿Quién?
Suegro.- Pues un poco todos. Unos que se iban hartos porque contigo no había nada que hacer y otros que los de siempre se habían pasado siete pueblos y tú no hacías nada.
El Papa.- Siempre es lo mismo. ¿Qué pensará El de arriba?
Suegro.- A Ése ni lo he visto. ¿estás seguro que estaba?
El Papa.- Él me dijo que sí.
Suegro.- !Qué pardillo eres! !Ojalá tengas razón!

Anuncios
Entrada anterior
Entrada siguiente
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: