Cardenales

Suegro del Papa.- Te veo bajo.
El Papa.- ¿Por?
Suegro del Papa.- No sé, te noto rato. ¿Qué haces?
El Papa.- Preparo el discurso para el nombramiento de los seis nuevos cardenales.
Suegro del Papa.- Pocos has nombrado, sólo seis, para lo que es habitual. Tampoco es habitual hacer dos nombramientos en un año.
El Papa.- Cada vez que nombro, pienso que pueden ser los últimos, los que van a elegir a mi sucesor.
Suegro del Papa.- Poco a poco van bajando el número de cardenales italianos. También por eso te critican los de la curia.
El Papa.- Bueno. Eso tampoco es importante. Muchos italianos eran y eligieron un alemán.
Suegro del Papa.- Has metido un indio muy joven. Bueno, joven para lo que son los cardenales, porque tiene ya 53 años.
El Papa.- Es un hombre muy valioso. No sólo pienso que pueden ser los últimos y los que elijan a mi sucesor, sino que pienso también que puedo estar condicionando ya la elección del futuro Papa. Y eso me aterra.
Suegro del Papa.- Por qué.
El Papa.- Porque nunca imaginé lo pesada que es esta carga y con qué soledad se lleva. No hay un teléfono rojo para preguntarle a Él cómo quiere hacer las cosas y nunca estás seguro de hacerlas como Él quiere. Eso me quita el sueño

Anuncios
Entrada anterior
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: