Un obispo rico y muchos curas “sinpapeles”

Suegro del Papa.- ¿Has mandado de vacaciones al obispo de Limburg, el rico?
Papa Francisco.- ¿Qué esperabas? Además se ha ido él, no ha hecho falta mandarle, hasta que se aclaren las cuentas.
Suegro del Papa.- Muchas cuentas ¿no? Se le ve que le gusta el lujo. Aunque vaya de sotana, parece que lo viste Carolina Herrera.
Papa Francisco.- ¡Qué burro eres! Si es verdad que ha gastado lo que dicen que ha gastado… ¡Que Dios se apiade de nosotros y de los que escandalizamos con nuestra vida y nuestros gestos! A veces me dan ganas de coger el látigo como el Señor en el Templo y empezar a latigazos. Pero de inmediato me acuerdo de aquello de bienaventurados los pacíficos y los mansos de corazón…
Suegro del Papa.- Pues mejor que no te acordaras, que dieras unas cuantas leches y todos estos inmorales, a la puñetera rúe.
Papa Francisco.- Estos inmorales, como tú les llamas, son los que ocupan las noticias y los telediarios. De mis “sin papeles” no se acuerda nadie.
Suegro del Papa.- Tú no tienes sin papeles. Están en Lampedusa y ahogados en el mar.
Papa Francisco.- ¿Qué no tengo “sinpapeles”? ¿Quieres que te recite una serie de países en los que mis curas y monjas tienen que entrar de extranjis para trabajar en escuelas y hospitales?
Suegro del Papa.- No me lo creo.
Papa Francisco.- ¿Tú sabes la pelota que hay que hacer a algunos jefes de estado impresentables para que les den visados de residencia? Y luego la gente se pregunta por qué el Papa recibe a tal o cual dictador impresentable. Y no se lo podemos explicar a la gente…
Suegro del Papa.- Tampoco serán tantos casos…
Papa Francisco.- Muchísimos. Hay algún país en el que los organismos que conceden los permisos de residencia están en manos de los musulmanes radicales y los niegan a los curas y monjas católicos. Les roban las escuelas, los centros deportivos, les quitan los permisos de conducir para que no puedan moverse por el país…
Suegro del Papa.- ¿Y por qué no lo denuncias alto y claro?
Papa Francisco.- ¿Para ponerlos en evidencia y que los martiricen? En esos países les cortan la cabeza ¿sabes? Hay situaciones cómicas, si no fueran tan trágicas. La misma clase dirigente que les niega el permiso por influencia de estas mafias radicales, les pide que se queden en el país, que mantengan los colegios y que enchufen a sus hijos para que tengan plaza en ellos… Esa gente, esos curas y esas monjas, por ejemplo los misioneros combonianos, son la Iglesia, y no yo ni el obispo ese al que he tenido que aguantar esta mañana.
Suegro del Papa.- Venga, va: tranquilízate.
Papa Francisco.- Tienes razón. Y que Dios me perdone por faltar al respeto a ese obispo, que al final es tan obispo como yo.

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: