Papa Francisco no ve la tele: Messi, Cristiano, San Lorenzo de Almagro, los cachetes y el aborto

Suegro del Papa.- Que no puede ser. Que lo que no sale por la tele no existe… Y tú sin ver la tele.
Papa Francisco.- ¿Y me pierdo muchas cosas, aparte anuncios?
Suegro del Papa.- Pues claro que te pierdes cosas: por ejemplo a Messi y a Cristiano Ronaldo. Resulta que presumiendo de futbolero y ni has visto jugar a estos dos.
Papa Francisco.- ¿Qué esperas, si llevo sin ver televisión desde julio de 1990? ¿Cómo los iba a ver? ¿Crees que no me gustaría verlos? Pues no veo televisión por una promesa, como un sacrificio… Además hoy no tendría tiempo. Claro que hay muchas cosas buenas en la tele. Si hasta nosotros tenemos una televisión vaticana.
Suegro del Papa.- Y entonces ¿por qué te han creado esa imagen de seguidor del futbol si no lo ves?
Papa Francisco.- No lo sé. Quizás porque que no lo vea no quiere decir que no me guste y que no siga llevando en el corazón mi pasión juvenil por el San Lorenzo del Almagro.
Suegro del Papa.- Bueno: por lo menos tiene nombre de santo. Pero que te tengas que enterar por uno de la Guardia Suiza de sus resultados…
Papa Francisco.- A ver si te enteras. Soy el Papa, “Siervo de los siervos de Dios”, como también se me conoce. No tengo tiempo más que para dormir unas horas por la noche, levantarme a las cuatro de la mañana y luego echar una siesta cortita. El resto… ¡al andamio! ¿Sabés lo que me esperaba para estas alturas de mi vida? Una vieja sotana negra, o un modesto traje de paisano. Unos cómodos zapatos, un abono del San Lorenzo, desplazamientos en el metro y unos mates con un buen libro… Me cambiaron la sotana negra por una blanca, y ahí se lió todo…
Suegro del Papa.- Lío el que formaste con eso de que dos o tres palmadas en el traste no viene mal…
Papa Francisco.- Ya. Pasamos pendularmente de castigos criminales e insultantes a la coerción positiva que nadie sabe qué es… Tres palmadas en el traste no significa una paliza en el trasero. Pero en fin. Es inútil explicar lo que no se quiera entender. Me parecen perfectos todos los gestos de protección hacia los niños, dueños de sagrados e inalienables derechos. Pero ¡qué sociedad hipócrita y oportunista: tanto para el nacido y nada para el no nacido! No a la palmada, sí al aborto… ¿Te parece bien?

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: