Papa Francisco: Peronista y luterano

Papa Francisco.- ¡Hombre! ¡Cuánto tiempo! Ya te daba por olvidado

Suegro del Papa.- Sí: efectivamente. Mucho tiempo.

Papa Francisco.- Así, simplemente, ¿nada más que mucho tiempo?

Suegro del Papa.- ¿Qué más quieres?  Uno piensa que por qué vas a tener ganas de aguantarme, ni siquiera de verme. Así que mejor desaparecer.

Papa Francisco.- ¡Uno piensa, uno piensa…! Pero ¿te has preguntado qué siente el otro? Esta civilización se queda en uno piensa, cuando piensa, pero difícilmente llega al y los otros ¿qué?

Suegro del Papa.- Qué quieres, no soy más que un pobre diablo. Y tú eres un gran tipo: peronista, luterano… lo eres todo, tienes para todos…

Papa Francisco.- ¿Qué me estás queriendo decir?

Suegro del Papa.- Nada concreto y todo. Lo de Suecia con los de Lutero me ha impactado. Yo creo que haces bien tu trabajo, pero también hay gente que no te entiende.

Papa Francisco.- Pues lo intento.

Suegro del Papa.- Es posible, pero es muy difícil entender que se arremeta contra la “bancarrota de la humanidad” y contra el rescate de los bancos y no de las personas desde un palacio con unas riquezas infinitas y con un entramado empresarial detrás que lo convierte en un imperio.

Papa Francisco.- Ya me imaginaba que venías por ahí.

Suegro del Papa.- Que venía no, que me iba. Porque he pensado dejarlo todo, dejarte en paz, que vayas por tu camino y punto.

Papa Francisco.- Pues si no me entiendes tú, malamente me pueden entender los demás, desde luego.

Suegro del Papa.- Pues busca un camino para que se pueda entender. Porque es fácil decir, pero es difícil hacer. Es fácil decir, como has dicho, que “¿quién gobierna entonces? El dinero ¿Cómo gobierna? Con el látigo del miedo, de la inequidad, de la violencia económica, social, cultural y militar que engendra más y más violencia”. Pero es muy difícil dar una solución a eso.

Papa Francisco.- Por eso hay que rebelarse.

Suegro del Papa.- No: por eso te llaman peronista. Si hay que rebelarse, empieza tú y tus cardenales. Yo estoy de acuerdo contigo en que lo que está pasando nos avergüenza a todos, pero soy incapaz de dar consejos y mucho menos de proponerme como un gurú para dar soluciones.

Papa Francisco.- Yo tampoco. Pero al menos nos queda la palabra… y a mí también la esperanza. No sé a ti.

 

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: