La información de Vaticano. ¡Leña al Papa!

Papa Francisco.- ¡Qué alegría volver a verte!

Suegro del Papa.- Gracias. ¿Estás seguro?

Papa Francisco.- Sí. ¿Por qué lo preguntas? Creí que te había perdido. Llevas más de un año sin aparecer por aquí.

Suegro del Papa.- Cierto. Pensé que era una tontería venir a tocarte las narices o poner algún punto sobre la K, cuando a nadie le importaba…

Papa Francisco.- ¿Será sobre la i?

Suegro del Papa.- ¿Y por qué no sobre la jota? Pues yo digo sobre la K.

Para Francisco.- ¿Cómo estás?

Suegro del Papa.- Más quemado que tú, que ya es decir. Me tiene todo muy alborotado. Todo…

Papa Francisco.- ¿Todo? ¿Tanto?

Suegro del Papa.- Sí. Das una vuelta por el mundo y ¿qué ves? Y no te voy a hablar de injusticia, dolor, crímenes, etc., de los que ya hablan todos. Te puedo hablar de tontería, bobaliconismo, seguidismo, presunción, mentes huecas, estupidez, pasotismo, triunfalismo, influencers, marketing, incultura….

Papa Francisco.- Pues sí: vienes bueno…

Suegro del Papa.- Y además de todas estas vanalidades, si encima los que son “los tuyos” en muchos casos son un atajo de miserables, hipócritas, ritualistas, con menos amor al prójimo que un guijarro y menos sensibilidad que un puerco espín pues ¿qué quieres?

Papa Francisco.- ¿Y quiénes son esos “los tuyos”? ¿Los tuyos o los míos?

Suegro del Papa.- ¿No son los mismos? ¿No son los del galileo que puso todo esto en manos de mi yerno Pedro? Bueno, ¿en manos de mi yerno y de sus hermanos en la fe en el de Galilea?

Papa Francisco.- ¡…!

Suegro del Papa.- Toda esa curia de cobardes, que viven vuestra fe con una especie de manual de si esto…, esto; si esto otro… esto otro.

Papa Francisco.- ¿Te refieres a alguien en concreto?

Suegro del Papa.- A veces pareces tonto, cosa imposible en un jesuita. Así que me da la impresión que me tomas a mí por bobo.

Papa Francisco.- ¡…!

Suegro del Papa.- Pues por ejemplo esa gentuza miserable, que lejos de ser buenos y caritativos cristianos, hijos de la única Iglesia que se puede entender hoy, se dedican a dar palos al Papa en medios online bajo el signo de la tiara y las llaves como si fueran la info vaticana, la voz oficial del Vaticano.

Papa Francisco.- Pero tiene que haber de todo, y, como diría el castizo, lo llevo en el sueldo… Ellos quieren que sea otro, uno de los suyos, el que se lleve el sueldo, y se lo trabajan. Para ellos esto es sólo una fe monolítica, escrita en piedra, inmutable sólo en su caso…

Suegro del Papa.- Lo que tú quieras. Pero eso no era lo que dijo el galileo ni como hacía él las cosas. Tres veces lo negó mi yerno, que ya es, y se limitó a mirarlo… y mi yerno lloró amargamente. Así que aunque tuvieran razón, que dudo que la tengan… ¿Sigues teniendo un sitio para mí, donde pueda descansar este viejo cascarrabias?

 

Anuncios

Papa Francisco, un pardillo con Morales, Maduro y Chávez. La Iglesia, Hospital de Campaña de la tercera guerra mundial.

Suegro del Papa.- ¿Así que te vas a Sarajevo? ¿Qué se te ha perdido allí?
Suegro del Papa.- Un pequeño país donde hace falta mucha comprensión y perdón. Quedan muchas heridas de una guerra fratricida, en esta Europa tan del siglo XXI. Ni siquiera aquí las guerras son el pasado. Son de ahora: de hoy, de esta tercera guerra mundial larvada que lleva ya varias decenas de años en marcha. !Quiero que los católicos contribuyan a ser elementos de unión y respeto y no de discordia y confrontación! !Quiero que la Iglesia sea Madre y Hospital de Campaña en esta situación!
Suegro del Papa.- Vale, no te irrites. También te vas a dar una vuelta por Italia, ¿verdad?
Papa Francisco.- Sí. En junio iré a Turín a rezar ante la Sábana Santa. ¡Qué misterio aún sin aclarar! Y también aprovecharé ahí para visitar a algunos miembros de mi familia italiana.
Suegro del Papa.- Y antes a comer pizza a Nápoles.
Papa Francisco.- Sí, en marzo. Y a Pompeya, pero no a las ruinas: a la Iglesia de nuestra señora del Rosario, donde están haciendo un gran trabajo con los desheredados de la fortuna y de la humanidad.
Suegro del Papa.- Pero ese es un viaje casi hasta agradable. Los hay más complicados. Por ejemplo Bolivia.
Papa Francisco.- ¿Por qué?
Suegro del Papa.- ¿Cómo que por qué? A veces eres un pardillo. Vas a un país que tiene un Presidente, Evo Morales, que no es precisamente un mea pilas. Un país en conflicto con Chile y que te pueden instrumentalizar el viaje. Un país en el que la Iglesia oficialista sufre el acoso del gobierno… ¿Qué más quieres? Dice Morales ahora que vas “para profundizar la fe religiosa, para eso lo hemos invitado”. A este paso, te llamará Maduro, para que canonices a Hugo Chávez: ¡lo que hay que ver!
Papa Francisco.- No seas cínico una vez más. Tienen el Presidente que ellos quieren tener. Voy a Bolivia porque quiero ir a Bolivia. Porque creo que es bueno ir al altiplano a confirmar en la fe a mis hermanos. Y si de paso puedo hacer algo por ellos para que se respeten sus derechos, para ayudarlos a solventar conflictos o simplemente para hacerles ver mi cercanía personal, pues ya está justificada mi presencia allí. Así que a rezar desde ya por este viaje.
Suegro del Papa.- Por cierto, a ver quiénes te acompañan a la coca boliviana, que ha dicho el fiscal del Vaticano que ha aumentado el tráfico de drogas aquí en tu Estado…
Papa Francisco.- Eso está traído aquí por los pelos. Es un mal chiste. Pero sí, es cierto lo que dice el fiscal. !Somos la leche, que Dios nos perdone!

A %d blogueros les gusta esto: