Papa Francisco: Atlético de Madrid, Davos y mujeres cardenales

Suegro del Papa.- ¿Te vas a hacer del Atlético de Madrid o sigues con San Lorenzo?

Papa Francisco.- ¿Por qué?

Suegro del Papa.- Ayer te firmó Ángel Correa una camiseta del Atleti para el proyecto Clásicos por la Paz, de Scholas.

Papa Francisco.- Ah, no sabía.

Suegro del Papa.- Pues el chico dice que tú le diste alguna vez la comunión.

Papa Francisco.- Sí, es verdad. Allá en Buenos Aires. Dicen que es un chico muy religioso.

Suegro del Papa.- Así parece. Cambiando de tema: Así que a partir de ahora, para el lavatorio de los pies del Jueves Santo “los pastores puedan elegir a un grupo de fieles que represente la variedad y la unidad de cada porción del pueblo de Dios”.

Papa Francisco.- Sí. ¿No te parece bien?

Suegro del Papa.- Me parece perfecto. Fíjate si me parece perfecto, qué bien quedaría la misma frase, casi, en las pautas para nombrar cardenales: “el Santo Padre podrá elegirlos entre los fieles que representen la variedad y la unidad de cada porción del pueblo de Dios”. Y yo añadiría, incluido la mitad del pueblo de Dios, que son mujeres…

Papa Francisco.- Te veía venir. Ya sé que dices por ahí que el signo de que todo esto va en serio se producirá el día que hagamos cardenal a una mujer.

Suegro del Papa.- Bueno, por lo menos no me has llamado de todo al recordártelo. ¿Qué te parece Davos?

Papa Francisco.- Creo que más de lo mismo. Mucho hablar pero poco de hacer. Mucho filosofar sobre economía y poco sobre las necesidades del mundo.

Suegro del Papa.- Me ha gustado el mensaje claro y concreto que les pasaste a los líderes mundiales: que no se olviden de los pobres.

Papa Francisco.- Sí, pero eso puede ser una simplificación voluntarista. Les he sugerido que revisen esta cuarta revolución industrial, que no tenemos muy claro hacia dónde nos va a llevar. Les he pedido que abran su mente y su corazón a los pobres y para ello, un camino es que busquen nuevas formas de actividad empresarial que mientras fomentan el desarrollo de tecnologías avanzadas sean capaces de crear trabajo digno para todos.

Suegro del Papa.- No sé si te hacen mucho caso. Sí sé que todos, o la mayoría, pagan por una foto contigo, pero de hacerte caso…

Papa Francisco.- Pues me oirán siempre lo mismo, hasta que me quede sin voz.

 

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: