Papa Francisco.- Lesbos, Grecia, los migrantes y la demanda de asilo

Suegro del Papa.- ¡Te vas a Lesbos! ¡Buen marketing!

Papa Francisco.- ¿Por qué tienes que ser siempre tan cínico? ¿No puedes pensar en que sea un acto sincero?

Suegro del Papa.- Seguramente sí, por tu parte, pero estoy seguro que alguno está pensando en ocupar contigo primeras páginas para tu Iglesia.

Papa Francisco.- Y aunque así fuera: no haré más que ocupar un espacio que ellos, los migrantes, ocupan a diario sin que se produzca la reacción adecuada.

Suegro del Papa.- Eso es cierto, pero tendrás la misma reacción que cuando dijiste en Lampedusa que la situación de esos seres humanos era una vergüenza…

Papa Francisco.- O sea: según tú nada, o casi…

Suegro del Papa.- Tampoco es eso. Venga va: haces bien en ir, de verdad. Y además va a ser una imagen fuerte verte allí con el Patriarca de Constantinopla y con el arzobispo ortodoxo de Atenas.

Papa Francisco.- La crisis de los migrantes y de los solicitantes de asilo es la fotografía más trágica de la degradación humana en el siglo XXI. Es una foto de odio, fruto de la guerra, de miseria, fruto de la insolidaridad, de miedo, fruto del desconocimiento y la desconfianza.

Suegro del Papa.- ¿A qué miedo te refieres?

Papa Francisco.- Al miedo al otro, pero no por el otro, sino porque me quite lo mío. Esa es la verdad de una crisis sin respuestas serias y sin resolver. Europa tiene miedo al otro, al que viene.

Suegro del Papa.- ¿Y no ha de tenerlo después de Madrid, Londres, París, Zaventen etc.?

Papa Francisco.- Sí, ha de tenerlo y es legítimo, pero no usarlo como disculpa. No podemos poner barreras para que no nos entren terroristas condenando por ello a miles de personas que no lo son; a miles de personas que sólo vienen huyendo de la guerra, del hambre, de la persecución. En definitiva: de la muerte.

Suegro del Papa.- Pero eso tiene también otras soluciones, no sólo el comérnoslos a todos aquí.

Papa Francisco.- Ya tu misma manera de hablar te delata: ¡Comérnoslos…! En fin. Sí que hay otras soluciones, entre otras parar las guerras. Cada vez que occidente mete mano en cercano o medio oriente, crea un conflicto. ¿No estaremos haciendo algo mal?

Suegro del Papa.- Seguro. Te deseo el mayor de los éxitos. Sobretodo también por un país que, además de todos sus problemas que son muchos, se ha encontrado con esta losa encima para la que él sólo no tiene solución: Grecia.

A %d blogueros les gusta esto: