Papa Francisco en Bolivia, Ecuador y Paraguay. La Pacha Mama y la encíclica “Lodato Si”

Papa Francisco.- ¿Dónde te metes, que apareces tan poco por aquí?
Suegro del Papa.- Ya ves…
Papa Francisco.- No, no veo. Mejor dicho: no te veo nada por Santa Marta.
Suegro del Papa.- Ando hecho un lío. A mí este mundo ya me pilla muy mayor y no lo entiendo.
Papa Francisco.- ¿Qué no entiendes?
Suegro del Papa.- No entiendo qué pasa con mis hermanos musulmanes, no entiendo qué pasa con el Estado Islámico, no entiendo qué pasa con este Occidente que asiste impertérrito a matanzas, asesinatos, pateras, no entiendo qué pasa con Grecia, no entiendo qué pasa con esta curia tuya, cada día más retorcida e hipócrita…
Papa Francisco.- No. Eso no. Cada día más, no, porque entre otras cosas la estoy reduciendo y cada día son menos. Pero además aquí hay gente que está haciendo gran trabajo por el mundo para aliviar las consecuencias colaterales de todo eso que tú no entiendes. Y cada día hay más gente honesta que entiende su trabajo aquí como un servicio.
Suegro del Papa.- Vale, déjalo. Cambiemos de tema. Te vas a América. Tres veces en lo que queda de año y aún no te has asomado por La Costanera…
Papa Francisco.- Sí: Bolivia, Ecuador y Paraguay. Luego en septiembre, Cuba y a finales de ese mes USA.
Suegro del Papa.- Pues van a ser tres palizas. ¿Cómo vas de salud?
Papa Francisco.- Razonablemente mal. Es decir: lo propio de la edad. No: bien. Pero además esos viajes, aunque cansan, son energía pura. Al que vi muy bien es a Benedicto XVI.
Suegro del Papa.- Es verdad. Has estado con él y le has dejado la residencia de Castelgandolfo para su vacaciones.
Papa Francisco.- No: yo no le dejado nada. Primero porque no es mía y segundo porque ese no es el concepto. El pobre hombre, mejor dicho, el buen pobre hombre no da nada de lata y se va allá sin molestar.
Suegro del Papa.- Ya me he leído la encíclica “Lodato Si”
Papa Francisco.- ¿Y?
Suegro del Papa.- No está mal. Pareces de Green Peace. No, sin bromas. Es un tema muy grave. El destrozo de la casa común, como tú le llamas al planeta… Y el malgasto y generación de residuos de alimentos, energías… Ves: otras cosas que puedes añadir a mi lista de cosas que no entiendo y que me deprimen. Ahora vas a tierras cercanas y muy sensibles a la Pacha Mama…
Papa Francisco.- No te deprimas. Tenemos a Dios y Él nos mostrará nuestro lugar en este mundo naciente y cambiante, como instrumentos de su cariño por todos los seres de esta tierra. Nosotros somos tan limitados que reservamos nuestro amor sólo para unos pocos. Y ese en un poco el nudo de la cuestión….

Anuncios

Papa Francisco, un pardillo con Morales, Maduro y Chávez. La Iglesia, Hospital de Campaña de la tercera guerra mundial.

Suegro del Papa.- ¿Así que te vas a Sarajevo? ¿Qué se te ha perdido allí?
Suegro del Papa.- Un pequeño país donde hace falta mucha comprensión y perdón. Quedan muchas heridas de una guerra fratricida, en esta Europa tan del siglo XXI. Ni siquiera aquí las guerras son el pasado. Son de ahora: de hoy, de esta tercera guerra mundial larvada que lleva ya varias decenas de años en marcha. !Quiero que los católicos contribuyan a ser elementos de unión y respeto y no de discordia y confrontación! !Quiero que la Iglesia sea Madre y Hospital de Campaña en esta situación!
Suegro del Papa.- Vale, no te irrites. También te vas a dar una vuelta por Italia, ¿verdad?
Papa Francisco.- Sí. En junio iré a Turín a rezar ante la Sábana Santa. ¡Qué misterio aún sin aclarar! Y también aprovecharé ahí para visitar a algunos miembros de mi familia italiana.
Suegro del Papa.- Y antes a comer pizza a Nápoles.
Papa Francisco.- Sí, en marzo. Y a Pompeya, pero no a las ruinas: a la Iglesia de nuestra señora del Rosario, donde están haciendo un gran trabajo con los desheredados de la fortuna y de la humanidad.
Suegro del Papa.- Pero ese es un viaje casi hasta agradable. Los hay más complicados. Por ejemplo Bolivia.
Papa Francisco.- ¿Por qué?
Suegro del Papa.- ¿Cómo que por qué? A veces eres un pardillo. Vas a un país que tiene un Presidente, Evo Morales, que no es precisamente un mea pilas. Un país en conflicto con Chile y que te pueden instrumentalizar el viaje. Un país en el que la Iglesia oficialista sufre el acoso del gobierno… ¿Qué más quieres? Dice Morales ahora que vas “para profundizar la fe religiosa, para eso lo hemos invitado”. A este paso, te llamará Maduro, para que canonices a Hugo Chávez: ¡lo que hay que ver!
Papa Francisco.- No seas cínico una vez más. Tienen el Presidente que ellos quieren tener. Voy a Bolivia porque quiero ir a Bolivia. Porque creo que es bueno ir al altiplano a confirmar en la fe a mis hermanos. Y si de paso puedo hacer algo por ellos para que se respeten sus derechos, para ayudarlos a solventar conflictos o simplemente para hacerles ver mi cercanía personal, pues ya está justificada mi presencia allí. Así que a rezar desde ya por este viaje.
Suegro del Papa.- Por cierto, a ver quiénes te acompañan a la coca boliviana, que ha dicho el fiscal del Vaticano que ha aumentado el tráfico de drogas aquí en tu Estado…
Papa Francisco.- Eso está traído aquí por los pelos. Es un mal chiste. Pero sí, es cierto lo que dice el fiscal. !Somos la leche, que Dios nos perdone!

A %d blogueros les gusta esto: