Papa Francisco, Sri Lanka y Filipinas: budista recalcitrante.

Suegro del Papa.- ¿Cómo va? ¿Bien?
Papa Francisco.- Muy bien. Me gusta estar fuera de palacio, fuera de la Curia.
Suegro del Papa.- Se te nota. Y a ellos que estés fuera.
Papa Francisco.- A qué “ellos”.
Suegro del Papa.-. Lo sabes muy bien. A los que les está pisando el callo de sus derechos adquiridos, de su doble vida, de su rutina de poder establecido…
Papa Francisco.- No son tantos.
Suegro del Papa.- Más de los que parecen y, sobre todo, más de los que deben ser. Son todos esos de la Curia Vaticana y allegados que siguiendo a Messori echan de menos a un Benedicto XVI, Papa al que no respetaron, pero que les daba el clavo ardiendo de la “sólida doctrina”.
Papa Francisco.- Pero ahora estamos aquí, en Sri Lanka y Filipinas.
Suegro del Papa.- Cierto. Pero incluso aquí están con las garras afiladas. Y se permiten criticarte por visitar un templo budista, por lucir la vestidura naranja de los monjes budistas. Hacen correr la voz de que eres un sincretista que no cree en nada y cree en todo.
Papa Francisco.- Creo en Dios Padre. Creo en Jesús, creo en mis antiguos hermanos que impulsados por Ignacio y Javier llevaron la fe hasta las mismas puertas de China. Y nada ni nadie me apartará del amor de Cristo y del de su Iglesia.
Suegro del Papa.- Pues suenan campañas de guerra nuevamente y, si pudieran volverse atrás, bloquearían tu elección como fuera.
Papa Francisco.- Eso es tu visión humana y a ras de tierra de las cosas. No creo que sea así. Y en todo caso, el Señor no tiene en cuenta nuestras ideas y pecados, sino la fe de su Iglesia, que como hemos visto en Sri Lanka y vemos en Filipinas, es inmensa, poderosa y vivificante.

Anuncios

El Papa Francisco ¿budista?

Suegro del Papa.- ¿Además de futbolero, del San Lorenzo de Almagro, nos has salido budista?
El Papa Francisco.- ¿Por qué lo dices?
Suegro del Papa.- Por el mensaje que has mandado por la fiesta budista del Vesakh. ¿Cómo puedes decir eso de que no rechazas “nada de lo que de santo y verdadero” hay en el budismo?
El Papa Francisco.- Primero, no lo he dicho yo, sino el Concilio ya el siglo pasado. Y segundo, estoy de acuerdo. ¿O es que Dios, grandioso e inabarcable para el ser humano, está obligado a manifestarse de manera exclusiva y como por un tubo único entre cielo y tierra?
Suegro del Papa.- O sea ¿que el Papa ya no tiene la exclusiva y la infalibilidad?
El Papa Francisco.- Cristo no nos dio la exclusiva. Nos dio su Evangelio y nos mandó difundirlo. Pero no nos mandó excluir a nadie ni dijo que la verdad fuera nuestro patrimonio, sino nuestra obligación. Nuestro patrimonio es la obligación moral de buscarla y difundirla.
Suegro del Papa.- ¿Me estás diciendo que a los budistas no les espera el infierno?
El Papa Francisco.- Pues seguro que no. Dios, en su infinito amor y sabiduría, a ellos se les ha manifestado así y ellos lo encuentran ahí. Nuestro respeto, cariño y consideración, porque son grandes trabajadores por la paz, que es el último don que El nos dio: “mi paz os dejo, mi paz os doy”, ¿recuerdas? No vamos a ponernos ahora a ver dónde ha dejado más paz…
Suegro del Papa.- ¿Crees que le gustará mucho esa teoría al vecino nuevo?
El Papa Francisco.- ¡Qué poco ha entendido el mundo a Benedicto XVI! ¡Qué estereotipos más pobres se han hecho de él! Cada día que pasa, viviendo lo que vivo, lo quiero y lo admiro más. Me gusta que esté tan cerca. Por cierto. No dejes de ir a visitarlo, que al fin y al cabo tú eres también “Suegro Emérito”.
Suegro del Papa.- ¿Y eso?
El Papa Francisco.- ¿No es él el Papa Emérito? Pues eso.

A %d blogueros les gusta esto: