Papa Francisco: Peronista y luterano

Papa Francisco.- ¡Hombre! ¡Cuánto tiempo! Ya te daba por olvidado

Suegro del Papa.- Sí: efectivamente. Mucho tiempo.

Papa Francisco.- Así, simplemente, ¿nada más que mucho tiempo?

Suegro del Papa.- ¿Qué más quieres?  Uno piensa que por qué vas a tener ganas de aguantarme, ni siquiera de verme. Así que mejor desaparecer.

Papa Francisco.- ¡Uno piensa, uno piensa…! Pero ¿te has preguntado qué siente el otro? Esta civilización se queda en uno piensa, cuando piensa, pero difícilmente llega al y los otros ¿qué?

Suegro del Papa.- Qué quieres, no soy más que un pobre diablo. Y tú eres un gran tipo: peronista, luterano… lo eres todo, tienes para todos…

Papa Francisco.- ¿Qué me estás queriendo decir?

Suegro del Papa.- Nada concreto y todo. Lo de Suecia con los de Lutero me ha impactado. Yo creo que haces bien tu trabajo, pero también hay gente que no te entiende.

Papa Francisco.- Pues lo intento.

Suegro del Papa.- Es posible, pero es muy difícil entender que se arremeta contra la “bancarrota de la humanidad” y contra el rescate de los bancos y no de las personas desde un palacio con unas riquezas infinitas y con un entramado empresarial detrás que lo convierte en un imperio.

Papa Francisco.- Ya me imaginaba que venías por ahí.

Suegro del Papa.- Que venía no, que me iba. Porque he pensado dejarlo todo, dejarte en paz, que vayas por tu camino y punto.

Papa Francisco.- Pues si no me entiendes tú, malamente me pueden entender los demás, desde luego.

Suegro del Papa.- Pues busca un camino para que se pueda entender. Porque es fácil decir, pero es difícil hacer. Es fácil decir, como has dicho, que “¿quién gobierna entonces? El dinero ¿Cómo gobierna? Con el látigo del miedo, de la inequidad, de la violencia económica, social, cultural y militar que engendra más y más violencia”. Pero es muy difícil dar una solución a eso.

Papa Francisco.- Por eso hay que rebelarse.

Suegro del Papa.- No: por eso te llaman peronista. Si hay que rebelarse, empieza tú y tus cardenales. Yo estoy de acuerdo contigo en que lo que está pasando nos avergüenza a todos, pero soy incapaz de dar consejos y mucho menos de proponerme como un gurú para dar soluciones.

Papa Francisco.- Yo tampoco. Pero al menos nos queda la palabra… y a mí también la esperanza. No sé a ti.

 

Papa Francisco de ejercicios con la Curia Romana: ¿Mexicanización de Argentina o argentinización del Vaticano?

Suegro del Papa.- ¿Así que mexicanización de Argentina?
Papa Francisco.- Metí la pata. Pero tú sabes mejor que nadie que no he querido faltar a los mexicanos y que la frase no es totalmente mía, aunque también indebidamente la utilicé yo. Metí la pata y debo disculparme. Tengo que encontrar la forma y la Virgen guadalupana me ayudará.
Suegro del Papa.- Así, si me permites la broma,hemos constatado que el Papa no es infalible como habéis mantenido hasta ahora.
Papa Francisco.- No lleves el agua a tu molino, pero sí, se ve que soy falible.
Suegro del Papa.- Tu hablaste de la mexicanización de Argentina y hay quien habla de la argentinización del Vaticano por estas cosas: por tus meteduras de pata, por tus maneras de hacer las cosas, por tu populismo, que no a todos gustan. Hay quien te compara con el General Perón…
Papa Francisco.- Me han dicho de todo: peronista, populista, tupamaro, montonero, kirchnerista…
Suegro del Papa.- Por cierto. Vaya semanita entre estas unas cosas y otras. Por ejemplo Venezuela, donde ya piden algunos a gritos una intervención tuya ante Maduro. Yo que tú hablaba con “San” Hugo Chavez… Y fíjate los cristianos asirios con el Estado Islámico… ¡Qué tragedia!
Papa Francisco.- Estoy encerrado en la semana de los ejercicios espirituales de la cuaresma. He pensado mucho en todas esas cosas. Parece que me he ido del mundo. Estoy pidiendo a Dios por lo que hago y por lo que no hago por ejemplo por los cristianos perseguidos y por todos los que sufren.
Suegro del Papa.- Me hace gracia eso de ejercicios espirituales con la Curia. ¡Nada menos que con la tan traída y llevada Curia Romana! ¿Crees que les vale para algo? ¿Duermes tranquilo con esa jauría tan cerca? ¿O por eso te llevas también de ejercicios a la Guardia Suiza?
Papa Francisco.- ¿Por qué tenemos la manía de generalizar? ¿Por qué estigmatizar a toda la Curia, donde hay gente magnífica, auténticos hombres de Dios que hacen bien y santamente su trabajo? Cierto que también hay gente poseída por el afán de poder, del lujo, que “se pavonean en las plazas y las sinagogas”, pero son los menos y, también para desenmascararlos, me han elegido mis hermanos cardenales. En ello andamos. Hacer ejercicios espirituales y rezarle a Dios, también debe de ayudar en esta cuestión. Y creo que mucho. ¿o no?
Suegro del Papa.- Si tú lo dices… Pregúntale a San Ignacio de Loyola.

Papa Francisco: el cardenal Blázquez, Arzallus, Michuacán o Madrid. Nos vamos a Filipinas.

Suegro del Papa.- Feliz año, Bergoglio.
Papa Francisco.- Vienes fuerte. ¿Va de apellido? ¿No has tenido buenas fiestas?
Suegro del Papa.- Seguramente mejores que las tuyas.
Papa Francisco.- Las mías han sido sencillas, pero cordiales y alegres. No han sido malas… aunque lleve penas en el alma.
Suegro del Papa.- Ahora te desquitas. Te vas por el mundo. Menudo viajecito a Sri Lanka y Filipinas… Te vas a dar una buena soba.
Papa Francisco.- Voy encantado. Son gente muy afectuosa y merecen todo el apoyo del mundo, con todo lo que les sucede, lo que les castiga la naturaleza… y siguen con esperanza y una sonrisa.
Suegro del Papa.- Pues que vaya bien este primero, porque tienes un año movidito de viajes. ¡Y sigues sin volver a Buenos Aires…!
Papa Francisco.- No me he ido nunca: lo llevo en mi retina, en mi mente y en mi corazón.
Suegro del Papa.- Tonterías. Irías encantado, pero… “va en el sueldo” posponerlo, como diría el castizo. Has sorprendido con la lista de nuevos cardenales, como no podía ser menos.
Papa Francisco.- Pues no la hice para sorprender…
Suegro del Papa.- Ya, pero saltarte a Osorio en España a favor de Blázquez, o al arzobispo de Monterrey en Méjico a favor del de Michuacán… ¿Quieres que siga?
Papa Francisco.- No me he saltado a nadie. Estoy construyendo la Iglesia que tengo que construir y eso supone que cada cual esté en su sitio. Madrid y Monterey tienen dos buenos pastores.
Suegro del Papa.- Pues por ejemplo en España lo politizan: que si Blázquez estaba en el ostracismo con Juan Pablo II y Benedicto XVI, que si Rouco le tenía marginado. Y vas tú y le haces Cardenal, dejando sin capelo cardenalicio a Madrid.
Papa Francisco.- ¡Qué fantasías! Ni Blázquez estaba marginado antes (ha sido dos veces Presidente de la Conferencia episcopal) ni está crecido ahora. Simplemente es el Presidente de los obispos españoles, es un buen pastor en Valladolid y creo que debe tener la máxima responsabilidad eclesial para dirigir a sus hermanos: Cardenal, dispuesto a dar la sangre por Cristo y su Iglesia.
Suegro del Papa.- Pero entenderás que la gente mire las cosas con lupa, sobretodo cara a la profunda renovación de la Curia Romana que quieres hacer en febrero. Al que no le habrá hecho mucha gracia es a tu ex-colega, por jesuita, Xavier Arzallus. El que dijo aquello de “un tal Blázquez” cuando lo nombraron obispo de Bilbao…

Papa Francisco: la batalla del Sínodo, la guerra de los cardenales y la Curia y el Nobel de la Paz

Suegro del Papa.- Llevas unos días de mucho ajetreo.
Papa Francisco.- No especialmente.
Suegro del Papa.- ¡Cómo que no, si ya sólo el Sínodo de la familia te trae ocupadito..!
Papa Francisco.- Bueno, no más de lo normal. Ya lo dije hoy: metamos a los teólogos a discutir y nosotros caminemos. Ellos que propongan, que es su obligación. La mía, después, es dirigir la Iglesia.
Suegro del Papa.- Pues no les dejes muy sueltos a los que propongan. Ya has visto: hay un libro de cardenales que vuelven a intentar moverte la silla. Me recuerda a Benedicto XVI…
Papa Francisco.- Todo el mundo tiene derecho a expresarse. Luego la responsabilidad es mía… y del Espíritu Santo. El se ocupará.
Suegro del Papa.- Pero por si acaso, ocúpate tu también, que la Curia, en el peor de los sentidos, sigue viva. ¿Te vas a Francia?
Papa Francisco.- Sí, el año próximo.
Suegro del Papa.- Y ¿España? ¿Para cuándo la dejas?
Papa Francisco.- España y otros muchos países, a los que tengo ganas de volver. Por ejemplo a la Argentina… ¿Crees que alguien puede criticar mis prioridades de viajes?
Suegro del Papa.- Es difícil criticarte en algo, si no es a mala leche. ¿Te van a dar el Nobel?
Papa Francisco.- Cualquiera de los misioneros que están por el mundo, muriendo por el ébola o asesinados por ser cristianos, lo merecerían más que yo, así que déjate de tonterías.

Papa Francisco: obispos que se acusan de homosexuales, de criminales, cardenales en entredicho y Pablo VI.

Suegro del Papa.- Vaya lío tienes en Paraguay. Mejor dicho, tenías, porque has cortado por lo sano.
Papa Francisco.- Y no me temblará la mano. Procuraré hacerlo todo con mucha caridad, pero con mucha más justicia, caiga quien caiga.
Suegro del Papa.- ¿Qué podías esperar de un obispo que, cuando le aprietan por encubridor de un posible pederasta acusa de homosexual a quien le aprieta?
Papa Francisco.- Bueno, tampoco ha sido exactamente así, pero me da igual. Llegaré en todos los casos al fondo de la cuestión y tomaré la decisión correcta. Si hay que juzgarlos, se entregan a la justicia y se les juzga, sean quien sean.
Suegro del Papa.- Eso de que no ha sido así: le ha llamado homosexual al arzobispo, ha dicho que estuvisteis a punto de echarlo por ello y dijo que es una mala persona. ¡Vaya tela! Le llama delincuente: “la homosexualidad demostrada en un clérigo es un delito”, ha dicho. Y se permite acusar de lo que le acusan a él, a otros. Te aseguro que esto de Rogelio Livieres no ha hecho más que empezar. Allí tienes lío.
Papa Francisco.- Yo tengo que fiarme del visitador que envié allí. No puedo ir a todos los sitios y juzgar por mí mismo.
Suegro del Papa.- Pues alguno tendrás que cogerlo tú en tus manos, porque parece que el siguiente es un lío con un cardenal. Y además tienes que reaccionar pronto, porque desde que lo sacó ayer l´Expresso, te lo están poniendo guapo a Su Eminencia…
Papa Francisco.- ¡Dios nos valga!
Suegro del Papa.- Por el contrario: hay mucha gente – y yo entre ellos – a los que nos has dado una alegría por beatificar al gran Pablo VI, a quien no se le han reconocido nunca los grandes méritos.
Papa Francisco.- Todo un Papa, un buen hombre, un gran humanista y un santo.

Papa Francisco: un sudaca en el parlamento europeo, el sínodo de los obispos y lo más rancio de la Iglesia

Papa Francisco.- ¡Hombre! Últimamente apareces poco. ¡Te escaqueas! ¿Dónde te metes?
Suegro del Papa.- Pues por ahí. Ya sabes. Además: he pretendido verte hace tres o cuatro días y me encuentro con una cola de más de 30 obispos esperando para charlar contigo. Ante eso ¿qué quieres que haga?
Papa Francisco.- Sí, ese fue un día duro. Pero todos quieren y tienen derecho a contarme sus penas y alegrías.
Suegro del Papa.- Pues no te arriendo la ganancia. ¡Debe de ser un muermo el aguantarlos…! Y además en sabe Dios qué idiomas.
Papa Francisco.- Pues un poco de todo. Latín, italiano… Te sorprendería saber cuánta jerarquía de la Iglesia maneja un poco el italiano.
Suegro del Papa.- ¡Claro! ¡Por si los hacen Papa! Si te han traído a ti del fin del mundo, ¿por qué no los van a traer a ellos de África, por ejemplo?
Papa Francisco.- ¡Qué cínico eres, pero tienes razón! Alguno de esos 30 podría ser el próximo Papa. ¡Por qué no!
Suegro del Papa.- Vas a ir a Turquía y antes al Parlamento Europeo ¿Qué pintas tú ahí, un sudaca en ese nido de…?
Papa Francisco.- ¡Quieto! No digas más. Pues iré con mucho gusto. Europa tiene que ser un valor estable y sólido para la paz, la justicia y los derechos y yo tengo que colaborar. El mundo, sin Europa, es inconcebible.
Suegro del Papa.- Eso les va a gustar a esa banda de políticos. Y ¿del Sínodo, qué me dices del Sínodo?
Papa Francisco.- ¿Qué quieres que te diga?
Suegro del Papa.- Nada. He visto la lista de participantes. He visto los veintitantos que nombras tú directamente: te has hinchado a meter cardenales dentro… Algunos de ellos no se han manifestado hasta ahora muy en tu línea, pero tú sabrás… Menos mal que por lo menos los presidentes de las conferencias episcopales, que son la mayoría, son elegidos por sus colegas.
Papa Francisco.- O sea: que no te gustan los participantes.
Suegro del Papa.- No, no es eso. Lo que no me gusta es el sistema. Aunque hay seglares, son pocos y en el fondo está quizás lo más rancio de la Iglesia. Creí que habrías metido más mano…
Papa Francisco.- Desde este Sínodo y con su experiencia, cambiaremos el sistema. Ya lo verás.
Suegro del Papa.- Si tú lo dices….

Papa Francisco, Shimon Peres y Mahmud Abbas: invocación por la paz y enjaular al Espíritu Santo

Suegro del Papa.- ¿Lo tienes todo preparado para la “invocación por la paz” del domingo?
Papa Francisco.- Creo que sí.
Suegro del Papa.- Un poco flu el acto, ¿no?
Papa Francisco.- A qué te refieres.
Suegro del Papa.- Me ha parecido que mucha palabrería y mucha… cómo lo has llamado… “pieza musical”. Vas a tener aquí juntos a Shimon Peres y Mahmud Abbas y te vas a dedicar a que escuchen música…
Papa Francisco.- A veces eres impresentable: ¡A que escuchen música! Y aunque así fuera sólo, que no lo es: ¿no te parece ya bastante que se vean, que se miren, que escuchen algo juntos y que en su corazón, durante esas… “piezas musicales” que tú dices, le den una oportunidad a la paz?
Suegro del Papa.- Vale: tampoco te me alborotes, hombre. Que en todo caso, todo merece la pena. Que Dios te ayude.
Papa Francisco.- Y el Espíritu Santo, que será el día de Pentecostés.
Suegro del Papa.- Has estado genial en Santa Marta con eso de no enjaular al Espíritu Santo. Algunos se toman lo de paloma al pié de la letra y se la guardan como su canario particular.
Papa Francisco.- Los hay, los hay.
Suegro del Papa.- Sí. Son esos que como tú explicaste, aunque se dicen cristianos, toman la Iglesia no como suya, como su casa, sino como casa de alquiler y no les importa hacerle destrozos, cuando no incluso dedicarla a negocios ilícitos. ¿Vas a hacer cardenal al custodio de Tierra Santa, a Pizzaballa?
Papa Francisco.- ¡Qué tonterías dices a veces! ¿A qué viene eso?
Suegro del Papa.- A parte de a sacarte de tus casillas, ¿no me negarás que está haciendo un buen trabajo en Palestina? Y además desde tu viaje está en todos los medios. No: es broma. La próxima vez que te vea me tienes que explicar por qué no puede haber cardenales que sean mujeres. Ciao
Papa Francisco.- ¡Como te enganche…!

Papa Francisco: la familia, cardenales, abueletes vestidos de rojo

Suegro del Papa.- ¿Qué tal con toda esa caterva de ancianos del colegio cardenalicio?
Papa Francisco.- Me parece que hablas con un cierto desprecio…
Suegro del Papa.- Desprecio nunca; ¿displicencia? Quizás. ¿Cómo no ser displicente cuando unos ancianos que no tienen familia se juntan para hablar de la familia, del matrimonio como núcleo de la familia?
Papa Francisco.- Y qué ¿no pueden hablar de eso estos ancianos, como tú nos llamas?
Suegro del Papa.- Podrían quizás hablar mejor de los abuelos, pero tampoco. Supongo que al hablar del matrimonio dirán eso de “me cuentan”, “me han dicho”, “he visto”. Es decir: tocarán, tocareis, de oídas la mayoría, por no decir todos.
Papa Francisco.- Visto así…
Suegro del Papa.- Visto como es. Lo demás son paños calientes. El otro día te quedó muy bien eso de que no hay matrimonio perfecto. Y que si no hay matrimonio perfecto, ¿qué decir de la suegra? No hay suegra perfecta.
Papa Francisco.- ¿Y no es así?
Suegro del Papa.- Qué sabrás tú, qué sabréis vosotros, de matrimonios, líos, infidelidades, divorcios, suegras, cuñados, hijos y problemas… Espero que cuentes con los laicos, porque si no seguiréis dando palos de ciego o bandazos.
Papa Francisco.- En todo caso tenemos que ayudar a la familia. Y para eso tenemos que reflexionar, y mejor juntos, aunque sea para decirnos que no sabemos nada. Por supuesto que contaré con los laicos.
Suegro del Papa.- Por cierto ¿ya te has respondido tú mismo a tu pregunta de cuánto vale un hombre?
Papa Francisco.- ¡Cuánto sufrimiento hay por el mundo, por la economía y por las guerras! En muchos sitios un hombre vale menos que una bala o que un euro para el pan nuestro de cada día.
Suegro del Papa.- Me voy de viaje. A la vuelta te veo. A ver qué haces con todos estos “abueletes” vestidos de rojo.

Teología de liberación

Suegro del Papa.- Tienes el aprisco muy revuelto.
El Papa Francisco.- ¿Para bien o para mal?
Suegro del Papa.- Depende; si consideras que remover las estructuras y el establishment es bueno, entonces has dado en la diana. Pero si crees que el hecho de que haya cuchilladas y patadas por debajo de la mesa es malo, entonces es muy malo.
Suegro del Papa.- ¿Tan mal está?
El Papa Francisco.- Os están cortando unos trajes a ti, al Prefecto de la Congregación para la doctrina de la fe, y al dominico Gustavo Gutiérrez, el de la teología de la liberación…
El Papa Francisco.- El grave error de esa teología fue ponerle apellido, que se lo puso precisamente Gutiérrez.
Suegro del Papa.- ¿Y por qué le has recibido en el Vaticano si es un error?
El Papa Francisco.- No me has entendido. Lo que es un error es el apellido de “liberación”, porque ¿es que puede haber alguna teología que no sea de liberación, que no predique que Él ha venido a redimir a los cautivos?
Suegro del Papa.- Visto así… pero explícaselo al Cardenal del Perú, a los movimientos ultraconservadores, a los que despellejan al arzobispo Muller y su trabajo al frente de la Congregación para la doctrina…
El Papa Francisco.- ¿Qué esperas de una estructura eclesial que cuando murió alguien al que hoy consideramos todos, repito, todos, un santo como fue Juan XXIII, dijo “que Dios le perdone todo el daño que ha hecho a la Iglesia con este Concilio Vaticano II”? Dios es Padre, es muy grande y se manifiesta de mil maneras. Y yo estoy aquí para decirlo a todo el mundo y no para quitar el carnet de hijos a nadie o ponerle límites a su manifestación del tipo que sea.
Suegro del Papa.- ¿Qué tal con el fraile Gutiérrez entonces? ¿Cómo cometiste lo que según algunos fue una terrible imprudencia: recibirlo aquí?
El Papa Francisco.- Es un buen hombre, un venerable anciano de 85 años, que ama a Dios y a los hermanos sinceramente. Lo que tenemos que hacer, con él y con todos, y no sólo católicos, es estar más cerca, vernos más, pensar más juntos, incluso y sobretodo rezar. ¿Que tiene y ha cometido errores? Seguramente. Y yo. ¿Y quién no? Y cambiando de tema ¿Cómo te va la vida?
Suegro del Papa.- Pues preocupado, porque a mí no me tranquiliza nada tu tranquilidad. Empiezas a ser molesto para algunos, que tienen mucho poder y quieren mantenerlo. Y apenas llevas seis meses por estos palacios… Cuídate.

Papa Francisco: se lo cargan

El Papa Francisco.- Hombre, gusto en verte. Cuánto tiempo. ¿De dónde vienes?
Suegro del Papa.- De buscar empleo y compañía.
El Papa Francisco.- No estás tú ya para muchos trotes de compañía…
Suegro del Papa.- No me refiero a esa compañía. Me refiero a alguien que te sustituya, con quien poder charlar a ratos. Por ejemplo comentar lo duro y triste que es estar en una cola de la oficina del paro.
El Papa Francisco.- Y ¿por qué me vas a sustituir? ¿Ya no te valgo?
Suegro del Papa.- No te voy a sustituir yo. Te van a sustituir a la fuerza otros. Incluso, si permites que te lo diga, algunos dicen que te van a apiolar, y que esta vez no fallarán, como fallaron en sus tiempos con Juan Pablo II.
El Papa Francisco.- Pero ¡qué burradas dices! A qué viene eso ahora.
Suegro del Papa.- ¿Que a qué viene? Pues por ejemplo a tu idea de abrir los conventos para los refugiados. ¿Tú sabes el efecto llamada que eso puede significar? ¿Te parece que ya hay pocos refugiados y sin papeles en Italia, España, Grecia…? Y encima les abres un convento de jesuitas, al lado del Gesú, en todo el centro de Roma…
El Papa Francisco.- Y ¿qué es mejor? Eso o convertir los conventos en hoteles y urbanizaciones caras?
Suegro del Papa.- Pues conviértelos en hoteles, véndelos y dales el dinero a los refugiados.
El Papa Francisco.- Es otra solución. Pero cuando se acabe el dinero, cuando se lo coman, se vuelven a quedar sin casa… y además esa de vender es una solución más radical aún.
Suegro del Papa.- Tienes razón. Eso sí que ya no te lo permitirían hacer. Esto otro, cuando palmes o te echen, se vuelven a vaciar y ya está.
El Papa Francisco.- Ni voy a palmar, mientras no quiera el Jefe, ni me van a echar. La Iglesia es mejor y más santa de lo que parece, porque son muchísimas más las personas anónimas buenas, curas, monjas, seglares, frailes, incluso obispos y cardenales, que los que andamos por los palacios pintando la mona y, a veces, hasta viviendo como si no creyéramos. Y la Iglesia hoy es consciente de que en el cuerpo de Cristo hay millones de heridas, que son todos esos que no tienen un mendrugo de pan para hoy ni donde caerse muertos mañana. Estamos aquí por esos y para esos.
Suegro del Papa.- Me alegra oírte; veo que estás en forma. De momento no buscaré trabajo: seguiré de suegro tuyo. Pero no descuides ni un momento la espalda, que hay cada uno por ahí…
El Papa Francisco.- Tranquilo. Hay mucha gente ayudándonos. Hay mucha gente rezando por nosotros. El está con nosotros. Si Él con nosotros ¿qué pueden contra nosotros?
Suegro del Papa.- En todo caso, suerte y ánimo. ¡Ah!: y explícalo todo lo que puedas, incluso en el famoso twitter del Papa.

El Papa Francisco en la playa

Suegro del Papa.- Francisco: Espectacular la jornada de la juventud.
El Papa.- Tú sólo al espectáculo, a lo teatral…
Suegro del Papa.- No. Espectacular lo que estás diciendo, pero sobre todo, cómo lo estás diciendo.
El Papa.- ¿Y?
Suegro del Papa.- Llevan dos mil años contándonos la misma cantilena y llegas tú, y !zas!: parece nueva. !Qué se yo! Será la arena, será la playa, será el mar, pero ayer en Copacabana nos tenías enganchados.
El Papa.- Ellos me tenían enganchado a mí. Mientras haya tantos jóvenes que quieren mejorar el mundo, el mundo mejorará, a pesar de nosotros.
Suegro del Papa.- Tenías una primera y hasta sexta fila con mitra y solideo que !mamma mía! !Anda que no tienen años!
El Papa.- La edad va por dentro, no depende de las arrugas de afuera. Y además: sabes que quiero poner amplificador a la voz de los pobres y a la voz de los ancianos, a los que esta sociedad nuestra quiere colocar en una sala de espera cuya única salida es la llamada del de arriba…
Suegro del Papa.- Vale, de acuerdo, pero hasta visualmente choca lo que dices con lo que se ve.
A muchos de ellos, me refiero a los obispos y curas, ayer les dolían las rodillas: tres horas y cuarto en oración: ni en sus diócesis están tanto tiempo en la iglesia esos cardenales y obispos…
El Papa.- No es cierto. Muchos de ellos, por no decir la mayoría, son hasta santos, si me apuras. Entregados hasta la extenuación al servicio de la sociedad. Incluso más que yo. Bastante más que yo. La Iglesia somos todos: ellos, los buenos y los malos, tú y yo.
Suegro del Papa.- En todo caso, me gustó la vigilia; me gustó ver que la gente rezaba de verdad, que no estaban sólo por el espectáculo, aunque también el espectáculo merecía la pena. Sobre todo la banda sonora. Y por cierto: me gustó mucho eso de que la convivencia entre las religiones es más fácil, más constructiva desde la laicidad del Estado. Va a traer cola la frasecita… Estaba bonita la costanera de Copacabana ayer noche, ¿verdad?
El Papa.- Y fresquita. Gracias a Dios no llovió. Rio de Janeiro es precioso.

Rajoy y el Papa: Jesucristo IIº no es argentino.

Suegro del Papa.- Has recibido a España entera hoy.
El Papa Francisco.- ¿Lo dices por el Presidente Rajoy o por la camiseta de la selección?
Suegro del Papa.- Más bien por la camiseta, porque la selección es de las pocas cosas en la que están de acuerdo el mayor número de hispanos.
El Papa Francisco.- Me alegro de haberle recibido. Me decía Rajoy que en España estaban faltos de alegrías y que esta era una. Realmente las están pasando moradas.
Suegro del Papa.- Pero los que han venido a verte no son precisamente esos “santos de todos los días”, esa “clase media de la santidad” de la que hablabas el domingo en San Pablo Extramuros. Estos de hoy son el poder, o el que les deja la Sra. Merkel. No sé si la visita será un buen mensaje para los que están sufriendo en ese país…
El Papa Francisco.- ¿Qué te crees que hemos hecho en esos 20 minutos? ¿Que hemos hablado del Concordato? Hemos hablado de desahucios, paro, Cáritas… ¿O crees que le he felicitado por lo bien que van las cosas?
Suegro del Papa.- Ya me imagino que no. Pero para qué lo recibes.
El Papa Francisco.- Porque él me necesita y así yo puedo aprovechar que también lo necesito.
Suegro del Papa.- ¿Qué tú también necesitas a Rajoy?
El Papa Francisco.- Sí. A él y a todos los que tengan poder. Le he pedido, le he suplicado que tenga presentes la justicia y la solidaridad. Le he pedido lo que quizás no pueden pedirle los pobres de su país. Y así haré con todos los que vayan pasando por aquí. Yo sé que tengo que hacer estas audiencias y estas cosas. Pero me siento como enjaulado…
Suegro del Papa.- A ver si te ayuda el consejo que has nombrado. Han caído bien los cardenales componentes que has designado. También los has ido a buscar a todos los rincones del mundo, como tú. Aunque ayer en una trattoria del Trastevere me han dicho que es mentira, que no eres argentino.
El Papa Francisco.- ¿Y eso? ¿Por qué?
Suegro del Papa.- Que si realmente fueras argentino te habrías llamado Jesús IIº y no esa poca cosa de Francisco.

Papa Francisco

Suegro del papa.- Buenos días. Hola, soy tu suegro
El Papa.- Lo sé. Me habló de ti Benedicto XVI. ¿Vienes a quedarte?
Suegro del Papa.- Sí. Este es mi sitio. Dejémoslo claro de entrada: Ya sabes que no me callaré ni ante ti.
El Papa.- También lo sé. Vienes muy tenso, pero creo que nos vamos a llevar bien. Yo tampoco me callaré. ¿Cómo lo dejaste?
Suegro del Papa.- ¿A Benedicto? Bien. Rezando mucho, y bastante pendiente de la tele. Le conmoviste con el Padre Nuestro que rezasteis por él al salir al balcón. ¿Sabes la que se te viene encima?
El Papa.- Creo que sí. Ya he hablado con Ratzinger y ha procurado darme ánimos. Yo creo que me han liado. Te dicen que es el Espíritu Santo, te atontas un poco, dices que sí, empieza toda la parafernalia y te das cuenta, al salir al balcón de la que se te viene encima y cuánta gente está pendiente de ti y de tus decisiones.
Suegro del Papa.- A la mayoría les has caído bien. Has generado mucha esperanza, que hace mucha falta en estos momentos. Pero otros cuantos ya te están zurrando.
El Papa.- Lo sé. Y avisé a los cardenales.
Suegro del Papa.- Y te están zurrando más que nadie allí “en el fin del mundo” como has dicho refiriéndote a tu Argentina. Lo de las dictaduras militares está muy oscuro.
El Papa.- Creo que no tanto. El Nobel Esquivel ya ha aclarado bastante. Pero yo aclararé lo que haga falta en su momento. La gente tiene derecho a saber. Y creo honestamente que hice lo posible para suavizar esa brutalidad y evitar todos los daños posibles. Pero… siempre se puede hacer más, probablemente.
Suegro del Papa.- Me ha gustado que pagues tus cuentas. Y me ha gustado casi todo lo que dicen de ti. Esperemos que no sea todo fruto de la mitificación y del peloteo: que sea verdad.
El Papa.- Soy como soy. Y seguiré siendo como era. Sea Papa o sea el Padre Jorge, que es lo que quiero ser, aunque vaya vestido de blanco.
Suegro del Papa.- Me gusta tu nombre: Francisco. Suena bien Papa Francisco, padre Francisco. Prométeme que algún día saldremos de incógnito por Roma y hablaremos con la gente…
El Papa.- Prometido. Pero la primera salida, ya veremos si de incógnito, es a Castel Gandolfo.

De Cardenal Bergoglio a Papa Francisco I

Suegro del Papa.- Me voy al Vaticano. Ya tengo yerno. Dame un abrazo. Me da pena dejarte aquí en Castel Gandolfo. Pero el cónclave ha concluido.
El Papa Emérito.- Es tu sitio. Te he querido mucho. Te echaré de menos. ¿Vendrás a verme?
Suegro del Papa.- Espero que no sea pronto. En todo caso en dos meses o así te veo allí. Confío en que a Francisco I Dios le dé un pontificado largo o hasta que él,como tú, lo decida.
El Papa Emérito.- Pelota. Eres un pelota.
Suegro del Papa.- Todo lo pelota que quieras. Pero si Bertoglio es un buen Papa, como creo, será, en una enorme parte, por lo que tú has hecho y dicho con tu renuncia. Por cierto: vaya detallazo. ¡Puso a rezar al mundo entero por ti!
El Papa Emérito.- Pero el detalle y el gesto no es eso sólo. Fíjate en el pectoral, el crucifijo, que sacó: lejos del oro. Fíjate en que salió sin la esclavina roja, signo que podía ser percibido como un lujo. Fíjate en cómo pidió que el pueblo le bendijera antes de bendecir él al pueblo: qué gesto, inclinándose ante sus fieles de Roma. Y para qué hablar del nombre: Francisco, la humildad y la naturalidad por antonomasia.
Suegro del Papa.- ¿Estás contento?
El Papa Emérito.- Me he emocionado. Pudo haber sido Papa cuando yo lo fui. El Espíritu Santo es cabezota. Espero no haber sido yo un obstáculo de ocho años para que llegara el Papa que Él quería.
Suegro del Papa.- Puedes estar seguro de que no. Tú has sido el paso necesario para este otro paso. Y él te lo ha agradecido. Ha sido muy elocuente su insistencia en ser obispo de Roma, Roma como Iglesia que preside a todas las demás en la caridad y no como jefa… No sé… Me parece un buen yerno. Ya te contaré. Y déjame que te abrace. Tú has sido un gran Papa. Ahora ayúdale si puedes, pero no le des la lata.
El Papa Emérito.- Francisco I puede estar seguro de que no sólo no le molestaré. Procuraré que no le molesten otros. Que Dios le ayude y todos nosotros también.
Suegro del Papa.- Hasta siempre, Joseph; hasta siempre Benedicto; hasta siempre, Ratzinger.

Entramos al cónclave: cardenales electores

Suegro del Papa.- ¿Nos vamos a Roma mañana y nos colamos en la Capilla Sixtina?
El Papa emérito.- Yo no.
Suegro del Papa.- ¿No me digas que no te encantaría ver el cónclave, verlos discutir y razonar?
El Papa emérito.- La verdad es que no. Que Dios me perdone, pero es que a alguno a lo mejor lo tenía que poner en su sitio al escucharlo…
Suegro del Papa.- ¿A quién?
El Papa emérito.- Eso queda para mí.
Suegro del Papa.- ¿Te das cuenta de que a lo mejor tienes que convivir con alguno de los que no te gustan?
El Papa emérito.- Estoy seguro de que el próximo Papa será un gran Papa. Primero porque creo en el Espíritu Santo. Después porque aunque uno por uno los cardenales sean lo que son, como todos los colectivos, juntos se transforman en algo serio e importante. Y tercero, si me lo permites, porque para algo valdrá mi renuncia. Mi dimisión les ha metido en la cabeza y en el alma que el tiempo apremia, que los tiempos son difíciles, que llegó la hora del estropajo y la lejía y que hace falta el mejor, que sea impoluto, gran creyente y muy fuerte.
Suegro del Papa.- Qué claro lo tienes. Ahora dame el nombre.
El Papa emérito.- Sabes que no te lo daré. Me ha gustado lo que dijo el cardenal de Nigeria: “Dios ya tiene decidido quién será el nuevo: ahora nos toca a nosotros adivinarlo”. Y El hará su trabajo. Hoy tengo cosas en la cabeza y en el corazón que me martirizan más.
Suegro del Papa.- ¿Como qué?
El Papa emérito.- Pues como los mártires cristianos de Lahore y Karachi de ayer y los cientos, si no miles, de cristianos a los que les han quemado las casas por el simple hecho de ser cristianos. A esa gente, cristianos de base y de verdad hasta las últimas consecuencias, tienen que mirar los señores cardenales.
Suegro del Papa.- Ya. Menuda tragedia… ¿Cómo va el piano? ¿Bién? Yo quizás sí que intente colarme al cónclave. Te doy tres nombres: Ravasi, Bagnasco y Schönborn… Vaya cara de poker que me has puesto… No hay manera de cazarte.

Los cardenales del Vatileaks

Suegro del Papa.- Vaya fotito guapa que te han hecho.
El Papa Emérito.- Parece mentira que aun le siga interesando a alguien un viejo retirado.
Suegro del Papa.- Pero un viejo que no es cualquier viejo. Por cierto: con la gorrilla blanca y el bastón pareces todo un bisabuelo.
El Papa Emérito.- Bisabuelo, ¿por lo de más acabado que un abuelo?
Suegro del Papa.- Daría dinero por verte vestido con la misma gorrilla, unos pantalones, un jersey y un buen tabardo encima. Esa es la Iglesia que querrían muchos católicos, lejos de los lujos que implica el Vaticano, la Santa Sede y todo eso.
El Papa Emérito.- Y son admirables, esos católicos, y yo me siento bien cercano a ellos. El nuevo Papa tendrá que enfrentar ese tema: que las aparentes riquezas de la Iglesia, que no nos pertenecen, que son de toda la humanidad, que están ahí para que nos sirvan de altavoz ante el mundo, no sean un obstáculo para la fe de los pobres y desheredados, que es a quienes nos mandó Cristo predicar la buena noticia del Evangelio.
Suegro del Papa.- ¿Mucho tardan, no, en encerrarse? ¿A qué esperan? Me parece que no te agradecen mucho la decisión de que podían adelantar el cónclave.
El Papa Emérito.- Cuantos más tarden en entrar al cónclave puede ser que la elección sea más corta, porque la lleven preparada. Quizás quieran eso: No dejar muchos días a la iglesia incomunicada con su cabeza visible, que ahora son ellos colegialmente.
Suegro del Papa.- No es eso lo que me decían ayer en una vuelta que me día por Roma.
El Papa Emérito.- ¿Qué te decían? ¿Ya te han dicho quién será Papa?
Suegro del Papa.- Justamente ese es el problema. Que no se ponen de acuerdo. Que están muy divididos. Que incluso hay broncas. Quieren uno que sea impecable, pero no están de acuerdo en qué quiere decir impecable. Traen locos a los cardenales del informe Vatileaks. Me recuerda aquello de Judas en los evangelios cuando Jesús hablaba del que le iba a entregar a los romanos “¿Soy acaso yo, Señor?”, pregunta que aquí cambian por “¿Estoy acaso yo en los papeles del Vatileaks?”, pero que nadie se atreve a formular en público.
El Papa Emérito.- Yo creo que se lo están tomando mucho más en serio de lo que la gente cree y mucho más religiosamente de lo que pretenden algunos hablando de esos conflictos y lucha de cuchillos entre ellos. Creo que mi renuncia puede servir al menos para eso: hacerles ver que ser Papa puede ser humanamente apetecible, pero que es una carga inaguantable, que precisa de fuerza, coraje, entrega absoluta, un pasado irreprochable e impoluto y una enorme fe en Dios. Además de un amor a esta institución pecadora que es la Iglesia. ¿De quién se habla?
Suegro del Papa.- Ayer mucho de Schönborn y Erdö. Y hay gente haciendo campaña por los hispanoamericanos. ¿Paseíto?
El Papa Emérito.- Vamos y rezamos un rosario por todos ellos.

Papa emérito

Suegro del Papa.- Buenos días. ¿Cómo has amanecido?
El Papa emérito.- Muy bien. ¿Y tú?
Suegro del Papa.- Muy bien también. Ya sabes que me gusta este lago de Castel Gandolfo. Me he abrigado y he dado un paseo junto al agua.
El Papa emérito.- Yo tengo un poco de frío: parece mentira lo que abriga la esclavina blanca que me he quitado. Me habituaré, con este jersey debajo.
Suegro del Papa.- Me emocionó ver cómo te besaba la mano tu chófer en el helipuerto. ¿Es cierto o me lo pareció a mí que cuanto más bajos en la escala vaticana más se emocionaban al despedirte?
El Papa emérito.- Ya estás tú con tus suspicacias y tu acidez. A mí me emocionó despedirlos a todos y a Roma desde el aire, mi Roma. ¡Cuántos misterios, grandezas y miserias guarda entre sus piedras y su historia! Estos días tiene la vida y el futuro de la Iglesia entre sus manos.
Suegro del Papa.- ¿Me decía tu secretario que ya hay quien ha pedido audiencia?
El Papa emérito.- Vamos a ver ¿qué quieres? ¿hablar del cónclave?
Suegro del Papa.- Me han dicho que te han visto despedirte muy cariñoso con el cardenal de filipinas, con Tagle.
El Papa emérito.- Porque es un hombre muy cordial. No creo haber dado la menor pista ni la menor sugerencia para la elección. Aunque no lo creas, la mayoría de los cardenales hoy no habrán dormido mucho. Y no por viejos, que también: por una sensación que te hiela la espalda. El miedo a ser elegido, el humano deseo de serlo en alguno de ellos, y la responsabilidad de no equivocarse a sabiendas en todos.
Suegro del Papa.- Dirás lo que quieras, pero todo el mundo cree que esto es una terrible carrera para ocupar el trono más autoritario, servido y poderoso del mundo. Que incluso los que no entran al cónclave por tener más de 80 años confían en tener alguna posibilidad y que los llamen.
El Papa emérito.- ¿Es que no pueden dar a los cardenales ni un mínimo de confianza en que son hombres de fe? Hipótesis: son hombres de fe, creen en lo que hacen y para lo que son llamados. ¿No les aterrará tener que responder ante Dios de esta terrible responsabilidad? Te aseguro que sí, y cuanto más inteligentes, más.
Suegro del Papa.- Tengo una idea. ¿No te apetecería que después de que todo se haya calmado, de que yo tenga nuevo yerno y haya vuelto al Vaticano, que venga un día y nos demos un paseo camuflados entre la gente de Castel Gandolfo y los turistas para oír lo que comentan?
El Papa emérito.- Buena idea. Ese día tendré que vestir de negro y con una boina en la cabeza.

Al cónclave: audiencia general

Suegro del Papa.- ¿Tenso?
El Papa.- Cansado. Las emociones me hacen polvo.
Suegro del Papa.- Buena audiencia general. ¡Vaya gentío!
El Papa.- ¡Y qué día de sol luminoso!
Suegro del Papa.- Algún Cardenal lloraba… Eso de que la barca de la iglesia no es tuya, ni de ellos, sino de Cristo, ha sido contundente.
El Papa.- Así lo pienso y así lo he vivido.
Suegro del Papa.- ¿Lo tienes todo preparado?
El Papa.- Tengo ganas de verme ya en Castel Gandolfo. Mejor dicho. Tengo ganas ya de que haya un nuevo Papa. Esto es como si Dios me hubiera permitido vivir mi propia muerte. Dando la vuelta por la plaza en papamóvil pensé que podía estar dándola en un ataúd. El resultado sería el mismo.
Suegro del Papa.- ¡Qué yuyu! No, hombre. Estás vivo. La gente te quiere.
El Papa.- Siendo Papa es muy fácil que te quieran. Lo que no sé es si te entienden y te siguen. Aplauden lo que dices, pero no siempre lo hacen.
Suegro del Papa.- En algunos cardenales habrá un punto de amargura y mala conciencia…
El Papa.- Déjalos. Tienen un peso encima importante. Ahora es el momento, si quieren, de rectificar rumbo. Lo importante es que su conciencia se despierte y quiera Dios que mi renuncia también sirva para ello. Que acierten en la elección.
Suegro del Papa.- ¿Tienes alguna pista?
El Papa.- Sabes que no. Que sea un hombre santo e irreprochable. Sobre todo irreprochable, porque santo lo podemos hacer entre todos.
Suegro del Papa.- ¿Quieres mi opinión?
El Papa.- Estás loquito por dármela y ver mi reacción.
Suegro del Papa.- Te cuento lo que oí ayer en un reservado en el Trastevere. Si es italiano, Filoni, Ravasi o Bagnasco. Si no es italiano y es europeo Schönborn, Erdö o Vingt-Trois. Si no es europeo, Collins, Sarah, Scherer o Tagle.
El Papa.- Eso es lo que oíste. Y tú ¿qué opinas?
Suegro del Papa.- Uno de los tres italianos o Schönborn. ¿No crees?
El Papa.- No comment, al menos hoy…

El Papa se va: esto se acaba

Suegro del Papa.- Esto se acaba.
El Papa.- Ya lo sé. Quedan muy pocos días.
Suegro del Papa.- No, no me refiero a eso. Me refiero a los ejercicios espirituales, que acaban mañana y te han venido de cine para escaquearte.
El Papa. ¿Pero qué dices?
Suegro del Papa.- Lo que oyes. !Anda que no lo sabes! Pues no andan por ahí como lobos algunos a ver si pueden echar una parrafadita contigo y ver por dónde van los tiros.
El Papa.- Saben que no me voy a prestar.
Suegro del Papa.- Ese es el problema. ¿sabes lo que se podría pagar por saber realmente por qué te vas o en quién piensas como sucesor? Y luego toda la porquería que está saliendo: que si el Cardenal tal es esto, que si el otro es lo otro. Que si algunos no deberían participar en el conclave…
El Papa.- Pues ahí tienes una clave principal. La Iglesia está en un momento clave para volver a ser una referencia moral y creíble del mundo. Y hace falta mucha fuerza para el trabajo que hay que hacer. Yo he hecho el trabajo base: he sacado a la luz los problemas, he marcado los caminos para resolverlos y he pedido perdón al mundo entero por las burradas que hemos hecho y hacemos. Ahora hace falta alguien con gran empuje, que me ponga en la picota a mí mismo si hiciera falta.
Suegro del Papa.- Caray !Te han sentado bien los ejercicios!
El Papa.- Sí. Me han dado la certeza de que estamos en el buen camino, que la renuncia ha sido acertada. Y de que Él estará con el nuevo. Y a ti ¿qué tal te han sentado estos días sin verme?
Suegro del Papa.- Pues como todos, haciendo quinielas. Y a mi me va algo en ello.
El Papa.- Ah, ¿sí?
Suegro del Papa.- Pues claro: tú te vas, pero yo seguiré de suegro del Papa. de otro más. Y tengo mis preferencias.
El Papa.- Dime cuáles son.
Suegro del Papa.- Si me prometes decirme sí o no.
El Papa.- Vale.
Suegro del Papa.- No me fío. Tiene truco. No me puedes aceptar el reto así. Me lo voy a pensar. Mañana te digo. ¿Puedo ir contigo a Castel Gandolfo hasta que vuelva con el nuevo al Vaticano?
El Papa.- Por supuesto

Dimisión del Papa: no hay marcha atrás

Suegro del Papa.- Hacía tiempo que no te veía esa carita relajada como hoy en la audiencia general.
El Papa.- ¿No me digas? La verdad es que me he emocionado.
Suegro del Papa.- Sabes que siempre estabas muy tenso, y que tu rostro no es precisamente muy fotogénico y acogedor.
El Papa.- Es el que Dios me ha dado. No nací para el espectáculo y los mass-media.
Suegro del Papa.- Ya, pero hoy tenías esa cara bonachona de abuelo que no has tenido nunca durante estos ocho años. Dabas hasta ternura.
El Papa.- Siento la oración y el cariño de la gente después de anunciar la decisión.
Suegro del Papa.- Chico, casi es para volverse atrás. Tu rostro, más fuerza, te sientes querido…
El Papa.- ¡No, por Dios! Que pase de mí este cáliz.
Suegro del Papa.- Sí, mejor. Porque alguno se mosquearía mucho si volvieras a empezar.
El Papa.- ¿Por qué eres tan ácido?
Suegro del Papa.- Porque lo es la realidad. Tú sabes que algunos ya han empezado a mover – perdóname – el rabo para intrigar y hacer política.
El Papa.- No eres justo. La mayoría son inmensamente respetuosos con su responsabilidad para el futuro. Y para muchos cardenales el tener que elegir Papa ha caído sobre ellos como una pesada losa.
Suegro del Papa.- Pues ya sabes que hay hasta casas de apuestas con el tema, como no podía ser menos. Pasa como en el fútbol ¿cómo no va a haber intereses?
El Papa.- Yo sigo creyendo en el Espíritu, aunque, si me permites la broma, conmigo se haya equivocado. No se va a equivocar dos veces seguidas.
Suegro del Papa.- ¿Cenamos juntos?
El Papa.- No voy a cenar. Sólo voy a tomar leche y un poco de apfelstrudel. Si quieres…
Suegro del Papa.- No. Entonces me iré a cenar por ahí, a ver qué dice la gente de ti.

A %d blogueros les gusta esto: