Para Francisco, Chile, el cardenal casado, Daniel Ortega y Nicaragua

Suegro del Papa.- ¿Te van creciendo los enanos?
Papa Francisco.- ¿Por qué lo dices?
Suegro del Papa.- Por ejemplo por Chile. El problema está lejos de solventarse, ¿verdad?
Para Francisco.- Así parece. Les he escrito una carta a los católicos chilenos, para que al menos ahora sí sepan lo que estamos haciendo…
Suegro del Papa.- Ya. Pero ahora te retuercen los argumentos. Resulta que lo que había sido un gran acto de humildad y arrepentimiento por parte de la jerarquía de Chile ahora resulta que lo venden como un acto de rebelión.
Papa Francisco.- ¿?
Suegro del Papa.- Sí: dicen que te han dimitido todos los obispos de Chile no para dejarte las manos libres y sanear la situación, sino por cabreo y por haber metido en el mismo saco a encubridores y a los otros…
Papa Francisco.- Problemas los hubo, los hay y los habrá siempre en la Iglesia. Recuerda la muerte súbita de quien intentó engañar a Pedro y a los primeros cristianos cuando vendían todo y lo ponían en común y ese pájaro se reservó una parte…
Suegro del Papa.- Sí, pero a San Pedro no le decían que tenía cardenales, que deben ser célibes, con mujer e hijos en el altiplano de Bolivia.
Papa Francisco.- ¿Has visto? Es increíble. ¿Qué les molesta? ¿Qué el Cardenal Toribio Chicona sea quechua? ¿Qué haya sido minero, que no sea de la élite? En fin…
Suegro del Papa.- Espero que lo de Nicaragua te salga bien, porque te has metido en otro charco…
Papa Francisco.- ¿No crees que es necesario decirle algo a ese pueblo con todo lo que le está cayendo encima?
Suegro del Papa.- Sí. Pero te aseguro que digas lo que digas, cada uno arrimará el ascua a su sardina. Ortega al suyo y la oposición al tuyo. Y el pueblo sufriendo en medio. “Nunca es tarde para el perdón y la reconciliación”, que dice tu carta, ha sido aprovechado enseguida por la Vicepresidenta diciendo que qué bonita carta nos ha escrito el Papa Francisco y que rezas para que se encuentren rutas de justicia, diálogo y paz. ¿Y quién las tiene que encontrar? Supongo que para ella los muertos canallas que han subvertido el orden… En fin…

Anuncios

Papa Francisco, un pardillo con Morales, Maduro y Chávez. La Iglesia, Hospital de Campaña de la tercera guerra mundial.

Suegro del Papa.- ¿Así que te vas a Sarajevo? ¿Qué se te ha perdido allí?
Suegro del Papa.- Un pequeño país donde hace falta mucha comprensión y perdón. Quedan muchas heridas de una guerra fratricida, en esta Europa tan del siglo XXI. Ni siquiera aquí las guerras son el pasado. Son de ahora: de hoy, de esta tercera guerra mundial larvada que lleva ya varias decenas de años en marcha. !Quiero que los católicos contribuyan a ser elementos de unión y respeto y no de discordia y confrontación! !Quiero que la Iglesia sea Madre y Hospital de Campaña en esta situación!
Suegro del Papa.- Vale, no te irrites. También te vas a dar una vuelta por Italia, ¿verdad?
Papa Francisco.- Sí. En junio iré a Turín a rezar ante la Sábana Santa. ¡Qué misterio aún sin aclarar! Y también aprovecharé ahí para visitar a algunos miembros de mi familia italiana.
Suegro del Papa.- Y antes a comer pizza a Nápoles.
Papa Francisco.- Sí, en marzo. Y a Pompeya, pero no a las ruinas: a la Iglesia de nuestra señora del Rosario, donde están haciendo un gran trabajo con los desheredados de la fortuna y de la humanidad.
Suegro del Papa.- Pero ese es un viaje casi hasta agradable. Los hay más complicados. Por ejemplo Bolivia.
Papa Francisco.- ¿Por qué?
Suegro del Papa.- ¿Cómo que por qué? A veces eres un pardillo. Vas a un país que tiene un Presidente, Evo Morales, que no es precisamente un mea pilas. Un país en conflicto con Chile y que te pueden instrumentalizar el viaje. Un país en el que la Iglesia oficialista sufre el acoso del gobierno… ¿Qué más quieres? Dice Morales ahora que vas “para profundizar la fe religiosa, para eso lo hemos invitado”. A este paso, te llamará Maduro, para que canonices a Hugo Chávez: ¡lo que hay que ver!
Papa Francisco.- No seas cínico una vez más. Tienen el Presidente que ellos quieren tener. Voy a Bolivia porque quiero ir a Bolivia. Porque creo que es bueno ir al altiplano a confirmar en la fe a mis hermanos. Y si de paso puedo hacer algo por ellos para que se respeten sus derechos, para ayudarlos a solventar conflictos o simplemente para hacerles ver mi cercanía personal, pues ya está justificada mi presencia allí. Así que a rezar desde ya por este viaje.
Suegro del Papa.- Por cierto, a ver quiénes te acompañan a la coca boliviana, que ha dicho el fiscal del Vaticano que ha aumentado el tráfico de drogas aquí en tu Estado…
Papa Francisco.- Eso está traído aquí por los pelos. Es un mal chiste. Pero sí, es cierto lo que dice el fiscal. !Somos la leche, que Dios nos perdone!

A %d blogueros les gusta esto: