!A denunciar los acuerdos con la Santa Sede!

Suegro del Papa.- ¿Has leído la carta de los cristianos ¡y cristianas! (que no se me olvide) de base a Rajoy?
El Papa.- ¿La que pide denunciar los acuerdos con la Santa Sede?
Suegro del Papa.- Esa.
El Papa.- Sí. ¡Qué vientos recorren el mundo! Y no lo digo por la eventual denuncia de los acuerdos, que hasta puedo aceptar que es materia opinable. Lo digo porque los firmantes, teóricamente cristianos, nos equiparan, nos ponen a la misma altura de “cualquier filosofía” o “cualquier cosmovisión”. Y son palabras de ellos. Que Dios me perdone, pero sin faltarles a la caridad, creo que eso es convertir el cristianismo en una ideología pasajera, humana, sin ninguna transcendencia. Y se llaman cristianos… Tanto error es dar valor sólo a la parte humana del Cristo como a la parte divina. Es Dios y Hombre …
Suegro del Papa.- Ya, pero hay mucha gente que os ve así…
El Papa.- Pues a eso me refiero, y supongo que una parte de la culpa es nuestra. Pero otra más grande es la de estos grupos, miembros teóricos de la Iglesia, que se dejan embaucar y que, sin darse cuenta, son utilizados por los que a toda costa querrían vernos desaparecer.
Suegro del Papa.- Tú lo dices: es duro, pero son gente de buena fe.
El Papa.- A veces llego a dudarlo, y que Dios me perdone. No sé si muchas veces no son más bien gente con afán de ir contracorriente, de protagonismo, de justificar sus debilidades. ¿Qué pasa que Cáritas no somos también la Iglesia? ¿La cerramos para denunciar más tranquilamente los acuerdos con la Santa Sede?
Suegro del Papa.- Ellos también reconocen que Cáritas está bien, pero que todo lo demás son privilegios injustificados de una religión como otra cualquiera.
El Papa.- Mira: te voy a responder con un twitter que he leído comentando en la red esta noticia: “lo que necesitamos es una Iglesia Católica democrática, laica, progresista y atea”. Piensa un momento en la frasecita. No al pié de la letra, pero de alguna forma estos grupos me recuerdan a la Iglesia Nacional china, tan querida y próxima a la nomenclatura comunista. En ese país, nuestros obispos están confinados o directamente en la cárcel. ¿Es eso lo que quieren?
Suegro del Papa.- No hombre, tampoco es eso.
El Papa.- Si tú lo dices….

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: