Papa Francisco en Bolivia, Ecuador y Paraguay. La Pacha Mama y la encíclica “Lodato Si”

Papa Francisco.- ¿Dónde te metes, que apareces tan poco por aquí?
Suegro del Papa.- Ya ves…
Papa Francisco.- No, no veo. Mejor dicho: no te veo nada por Santa Marta.
Suegro del Papa.- Ando hecho un lío. A mí este mundo ya me pilla muy mayor y no lo entiendo.
Papa Francisco.- ¿Qué no entiendes?
Suegro del Papa.- No entiendo qué pasa con mis hermanos musulmanes, no entiendo qué pasa con el Estado Islámico, no entiendo qué pasa con este Occidente que asiste impertérrito a matanzas, asesinatos, pateras, no entiendo qué pasa con Grecia, no entiendo qué pasa con esta curia tuya, cada día más retorcida e hipócrita…
Papa Francisco.- No. Eso no. Cada día más, no, porque entre otras cosas la estoy reduciendo y cada día son menos. Pero además aquí hay gente que está haciendo gran trabajo por el mundo para aliviar las consecuencias colaterales de todo eso que tú no entiendes. Y cada día hay más gente honesta que entiende su trabajo aquí como un servicio.
Suegro del Papa.- Vale, déjalo. Cambiemos de tema. Te vas a América. Tres veces en lo que queda de año y aún no te has asomado por La Costanera…
Papa Francisco.- Sí: Bolivia, Ecuador y Paraguay. Luego en septiembre, Cuba y a finales de ese mes USA.
Suegro del Papa.- Pues van a ser tres palizas. ¿Cómo vas de salud?
Papa Francisco.- Razonablemente mal. Es decir: lo propio de la edad. No: bien. Pero además esos viajes, aunque cansan, son energía pura. Al que vi muy bien es a Benedicto XVI.
Suegro del Papa.- Es verdad. Has estado con él y le has dejado la residencia de Castelgandolfo para su vacaciones.
Papa Francisco.- No: yo no le dejado nada. Primero porque no es mía y segundo porque ese no es el concepto. El pobre hombre, mejor dicho, el buen pobre hombre no da nada de lata y se va allá sin molestar.
Suegro del Papa.- Ya me he leído la encíclica “Lodato Si”
Papa Francisco.- ¿Y?
Suegro del Papa.- No está mal. Pareces de Green Peace. No, sin bromas. Es un tema muy grave. El destrozo de la casa común, como tú le llamas al planeta… Y el malgasto y generación de residuos de alimentos, energías… Ves: otras cosas que puedes añadir a mi lista de cosas que no entiendo y que me deprimen. Ahora vas a tierras cercanas y muy sensibles a la Pacha Mama…
Papa Francisco.- No te deprimas. Tenemos a Dios y Él nos mostrará nuestro lugar en este mundo naciente y cambiante, como instrumentos de su cariño por todos los seres de esta tierra. Nosotros somos tan limitados que reservamos nuestro amor sólo para unos pocos. Y ese en un poco el nudo de la cuestión….

Anuncios

Canonizar a Papa Francisco y Benedicto XVI

Suegro del Papa.- No ha estado mal el numerito de los dos juntos en los jardines vaticanos. Supongo que os veis alguna vez, pero parecía como si no, como si hiciera meses que no os veíais.
El Papa.- Pues claro que nos hemos visto alguna vez, porque he tenido que hablar cosas serias con él. Pero no tanto como tú puedes creer. Ni ha sido un numerito. Hacía tiempo que sólo hablábamos por teléfono. Eso sí: videoconferencia.
Suegro del Papa.- Qué moderno estás.
El Papa.- Es quizás la única persona del mundo que puede entender realmente mis dudas, mis temores, mis recelos y también mis alegrías y mis satisfacciones, aunque no sean muchas.
Suegro del Papa.- Pero alguna te llevas: por lo menos que te escuche mucha gente con esperanza y más ilusión. Luego ya veremos si te hacen caso.
El Papa.- Cierto, pero también hay que cargar con franciscanos degollados, monseñores encarcelados, unos por cristianos y otros por ladrones, políticos que se dicen católicos y son corruptos… Y todo ello, además de mis miserias, que también las tengo.
Suegro del Papa.- ¿Y crees tú que los que vas a canonizar no tenían miserias también? Tanto Juan XXIII como Juan Pablo II, con ser grandes, eran conscientes de sus limitaciones, sobretodo el primero, y por eso fueron grandes y dejaron huella. ¿Me permites la coña?
El Papa.- Adelante.
Suegro del Papa.- ¿Te imaginas el día en que un sucesor tuyo tome la decisión de canonizaros a tí y a Benedicto XVI? La foto juntos ya la tiene, cosa que no es frecuente…
El Papa.- No se producirá el hecho. Quizás por Benedicto, que probablemente lo merece, pero no por mi, que soy un pobre hombre venido del fin del mundo.
Suegro del Papa.- ¿Os ha quedado bien la encíclica Lumen Fidei escrita casi al alimón?
El Papa.- No sé; tú sabrás, que estás a todas y hablas con la gente.
Suegro del Papa.- Un día te hablaré de ella. Pero tranquilo, que va bien la cosa.Y tómate un buen mate, que se te va a hacer largo y duro el verano tórrido de Roma con su ferragosto aquí en el Vaticano. No te me deshidrates.

A %d blogueros les gusta esto: