Papa Francisco de ejercicios con la Curia Romana: ¿Mexicanización de Argentina o argentinización del Vaticano?

Suegro del Papa.- ¿Así que mexicanización de Argentina?
Papa Francisco.- Metí la pata. Pero tú sabes mejor que nadie que no he querido faltar a los mexicanos y que la frase no es totalmente mía, aunque también indebidamente la utilicé yo. Metí la pata y debo disculparme. Tengo que encontrar la forma y la Virgen guadalupana me ayudará.
Suegro del Papa.- Así, si me permites la broma,hemos constatado que el Papa no es infalible como habéis mantenido hasta ahora.
Papa Francisco.- No lleves el agua a tu molino, pero sí, se ve que soy falible.
Suegro del Papa.- Tu hablaste de la mexicanización de Argentina y hay quien habla de la argentinización del Vaticano por estas cosas: por tus meteduras de pata, por tus maneras de hacer las cosas, por tu populismo, que no a todos gustan. Hay quien te compara con el General Perón…
Papa Francisco.- Me han dicho de todo: peronista, populista, tupamaro, montonero, kirchnerista…
Suegro del Papa.- Por cierto. Vaya semanita entre estas unas cosas y otras. Por ejemplo Venezuela, donde ya piden algunos a gritos una intervención tuya ante Maduro. Yo que tú hablaba con “San” Hugo Chavez… Y fíjate los cristianos asirios con el Estado Islámico… ¡Qué tragedia!
Papa Francisco.- Estoy encerrado en la semana de los ejercicios espirituales de la cuaresma. He pensado mucho en todas esas cosas. Parece que me he ido del mundo. Estoy pidiendo a Dios por lo que hago y por lo que no hago por ejemplo por los cristianos perseguidos y por todos los que sufren.
Suegro del Papa.- Me hace gracia eso de ejercicios espirituales con la Curia. ¡Nada menos que con la tan traída y llevada Curia Romana! ¿Crees que les vale para algo? ¿Duermes tranquilo con esa jauría tan cerca? ¿O por eso te llevas también de ejercicios a la Guardia Suiza?
Papa Francisco.- ¿Por qué tenemos la manía de generalizar? ¿Por qué estigmatizar a toda la Curia, donde hay gente magnífica, auténticos hombres de Dios que hacen bien y santamente su trabajo? Cierto que también hay gente poseída por el afán de poder, del lujo, que “se pavonean en las plazas y las sinagogas”, pero son los menos y, también para desenmascararlos, me han elegido mis hermanos cardenales. En ello andamos. Hacer ejercicios espirituales y rezarle a Dios, también debe de ayudar en esta cuestión. Y creo que mucho. ¿o no?
Suegro del Papa.- Si tú lo dices… Pregúntale a San Ignacio de Loyola.

Anuncios

Papa Francisco: cristianos coptos, empresarios de la muerte y mujeres al poder.

Suegro del Papa.- Te veo apagado.
Papa Francisco.- No se me quitan de la cabeza las atrocidades que estamos cometiendo los humanos: lo de los cristianos coptos me tiene destrozado. Pido a Jesús que me ayude porque en momentos así funde todo a negro.
Suegro del Papa.- Ya ha habido otros momentos así y los habrá. Lo has dicho tú mismo: está en el corazón del hombre. Son tan guerras y tan destructivas las grandes guerras como las pequeñas de los parroquianos que van con habladurías sobre sus vecinos al párroco.
Papa Francisco.- Pero eso sólo en cierto sentido. Lo que quiero decir es que todos somos terriblemente capaces de hacer daño.
Suegro del Papa.- Y lo hemos sido y lo seremos. ¿O no es algo parecido lo que pasaba en las Cruzadas con lo que pasó ahora con el Estado Islámico pero al revés?
Papa Francisco.- Lamentablemente sí. ¿Y esto quiere decir que el ser humano no ha avanzado en ocho siglos?
Suegro del Papa.- Depende de cómo lo mires, porque una de las mayores bestialidades ha sido el nazismo, con todo un pueblo, o casi, entregado a la causa y eso ha sido sólo el siglo pasado. Cambiando de tema: te han pedido los cardenales en el consistorio que lleves a las mujeres al poder en la Curia. Pueden tener más sensibilidad para los problemas que los que ahora llevan faldas por esos pasillos solemnes… ¿Lo harás?
Papa Francisco.- Algunas ya hemos incorporado, pero hay que hacerlo mucho más y en puesto más importantes.
Suegro del Papa.- Me ha gustado eso que has dicho de que los mártires cristianos con de todos: luteranos, calvinistas, ortodoxos, anglicanos…
Papa Francisco.- Y así es. Más aún: si me apuras, son patrimonio de la humanidad. Son gente que padece la barbarie hasta la muerte por fidelidad a sus principios, a sus creencias, a su manera de entender y explicar la vida. Son todo lo contrario de esos empresarios inmorales que venden armas a unos y a otros, incluso en el mismo conflicto, con tal de mantener sus fortunas.
Suegro del Papa.- Ya te he oído: “empresarios de la muerte”… Que descanses. Y que tengas paz.

A %d blogueros les gusta esto: