Papa Francisco.- Viaje a Caserta, la mafia, avión malasio y Palestina.

Suegro del Papa.- ¿Cómo vas?
Papa Francisco.- ¡Hombre! ¿Tú por aquí? ¿Cómo estás?
Suegro del Papa.- Bien. Ya sabes que yo con el calor marcho bien: soy palestino. ¿Y tú? ¿Tus vacaciones?
Papa Francisco.- ¡Mis vacaciones! Antes tenía la esperanza de jubilarme, porque así me lo había prometido Benedicto XVI. Ahora ni eso. Pero bien, marcho bien.
Suegro del Papa.- ¿De verdad marchas bien?
Papa Francisco.- Pues no. Estoy hecho polvo, por dentro y por fuera. Lo de Palestina me tiene en un sin vivir. Entiendo a los israelíes y su derecho a defenderse. No me olvido de los tres muchachos judíos asesinados que fueron el origen de todo esto. Pero no me quito de la cabeza los cientos, incluso miles, de personas inocentes y buenas del otro lado que se están comiendo este conflicto sin motivos y sin ninguna posibilidad de evitarlo.
Suegro del Papa.- Llevamos decenas de años así, por no hablar de la antigua historia…
Papa Francisco.- ¿Y a quién beneficia? ¿Quién está detrás alimentando el conflicto? ¡No se dan cuenta de que no tiene salida con las bombas…! Terrible.
¿Y el avión de Malasia?
Suegro del Papa.- Increíble e inhumano.
Papa Francisco.- Y la misma pregunta ¿quién fue el loco que dio la orden de derribarlo? ¡Quién empujaba la mano de ese loco miserable e inhumano?
Suegro del Papa.- Es terrible. No es una guerra mundial, pero… ¿O es que ahora las guerras mundiales son así?
Papa Francisco.- Si haces la lista de regiones y países con conflictos bélicos se te apagan las luces y no comprendes nada…
Suegro del Papa.- ¿Te vas a Caserta?
Papa Francisco.- El sábado.
Suegro del Papa.- Vas a tener a la mafia muy atenta…
Papa Francisco.- Me imagino. Otra muestra más de a dónde puede llegar la maldad humana. Pensar en el terrible poder económico que tienen, e incluso político, es para poner los pelos de punta.
Suegro del Papa.- Pues descansa y vete preparado. Y ánimo, hombre, que tu Jefe te echará una mano.
Papa Francisco.- Así lo espero, así lo creo, porque si no….

Anuncios

Papa Francisco: Felipe VI, Felipe González, UGT y El Mundial

Suegro del Papa.- Es espectacular. Cada día tienes más forofos. Y eso que la entrevista de Cuatro fue un poco… descafeinada.
Papa Francisco.- Yo no tengo forofos.
Suegro del Papa.- ¿Cómo que no? ¿Y qué me dices de Felipe González, que les larga a los de la Unión General de Trabajadores que está de acuerdo contigo al 80%, que eres un ser humano de extraordinaria calidad?
Papa Francisco.- ¿Eso dijo? Lo conocí en Buenos Aires cuando el corralito. Ese hombre ahora cada día habla más claro.
Suegro del Papa.- ¿Porque te alaga?
Papa Francisco.- No. Porque ahora ya no le hace falta ser político profesional para ganarse la vida. Ahora puede ser sincero. Que Dios bendiga a esa tierra española.
Suegro del Papa.- ¡Falta les hace! Tienen una buena: están mejorando en la crisis, pero no se fían de los que los dirigen.
Papa Francisco.- Pues insisto en que ser político es una cosa noble, pero cuando se hace como servicio a los demás, no al propio interés. El nuevo Rey, Felipe VI, creo que les dará un poquito de esperanza. Ojalá que, como parece, no defraude.
Suegro del Papa.- ¿Supongo que valorarás que la primera visita fuera de España te la haga a ti? Eso allá es una novedad importante. Que además varios la criticarán.
Papa Francisco.- Es un detalle por su parte y pido a Dios que sirva para que los católicos se comprometan aun más, que ya es mucho, por ejemplo Cáritas, con la situación, con la moralidad, con la solidaridad.
Suegro del Papa.- Hoy les has tocado la calavera, por no decir otra cosa, a la mafia calabresa.
Papa Francisco.- Es terrible que exista la mafia. Te da la pauta y medida de la ética de una sociedad.
Suegro del Papa.- ¿Te vas a Corea?
Papa Francisco.- En agosto.
Suegro del Papa.- Pues ya hablaremos. ¿Has visto cómo las están pasando grandes selecciones en el Mundial, España, Inglaterra, Italia? La tuya va bien. ¿Tienes mano tú en eso?
Papa Francisco.- Pero ¿qué dices?
Suegro del Papa.- ¡Que si el de arriba te hace caso si hablas de fútbol!
Papa Francisco.- No puedes ser más canalla…
Suegro del Papa.- Bueno, pero por si acaso, háblale de Italia. Ya sabes: o Italia o Uruguay. Y supongo que no tendrás duda.
Papa Francisco.- Señor. ¡Qué cruz! ¡Que Dios te perdone!

A %d blogueros les gusta esto: