Papa Francisco: Primer aniversario, España, el paro, los pobres, la emigración ilegal y un bla, bla bla…

Suegro del Papa.- ¿Es verdad que vas a España el año próximo?
Papa Francisco.- Es el 500 aniversario de ese regalo de Dios que fue Teresa de Jesús, una mujer excepcional.
Suegro del Papa.- ¡Qué bonito te ha quedado! Ya eres igual que Santa Teresa.
Papa Francisco.- ¡Qué decís, loco!
Suegro del Papa.- No lo digo yo, lo dice Monseñor Blázquez, el nuevo capo de los obispos españoles: que eres un regalo de Dios. Pero bueno: ¿vas a ir o no?
Papa Francisco.- Está en mis planes y previsiones. Confiemos que se pueda realizar. Tengo ganas de volver a España. Están trabajando en ello con el gobierno.
Suegro del Papa.- Buen lío tiene el gobierno allí. ¡Tanto paro, la emigración ilegal! Tenían que haberte oído el otro día con los de la acerería de Turín. Y ahora lo de Cataluña…
Papa Francisco.- Ya. Que Dios les ayude, porque son una buena nación.
Suegro del Papa.- Por cierto: estás llenando las Iglesias de gente nuevamente. Lo dice Eric Frattini. Y parece que en España también se nota.
Papa Francisco.- Eso es una buena noticia, si es que es verdad.
Suegro del Papa.- Parece que sí que es verdad. Y eso que hasta ahora no has hecho más que bla, bla, bla. Unos bla,bla,bla muy bonitos y sentidos, pero no has tomado todavía ninguna decisión de esas que percibe la gente modesta, no las grandes curias y esferas. Llevas un año y todo sigue igual más o menos. Y perdona que te lo diga, pero es lo que señala bastante gente…
Papa Francisco.- Y te lo agradezco. Tampoco se puede poner todo patas arriba en un plis plas. Y algo habremos hecho y avanzado.
Suegro del Papa.- Pues depende de cómo lo mires. Cuando dices textualmente lo de “Cómo querría una Iglesia pobre…!” lo dices convencido seguramente, pero la gente se pregunta cuándo vas a hacer algo para que sea así. Aunque bueno: no es poca cosa empezar a desearlo, pensarlo y decirlo en público… Y eso la gente también lo agradece. Ciao

Anuncios

Monseñor Blázquez, el cardenal Rouco, la Conferencia Episcopal, el Papa Francisco y Monseñor Castellanos

Suegro del Papa.- Ya tienes nuevo jefe de tus tropas en España. ¿Era el que querías?
Papa Francisco.- Yo no quería ninguno. Aceptaría sin más, y además no tengo otra posibilidad que aceptarlo, al que eligieran.
Suegro del Papa.- No te veo muy contento.
Papa Francisco. Sí, hombre, este es buena persona, como casi todos y creo que es un buen cristiano personalmente.
Suegro del Papa.- Mejor hubiera sido que hubieran elegido al que él fue a sustituir cuando lo hicieron obispo de Palencia, pero está un poco lejos.
Papa Francisco.- Recuérdame cómo fue aquello.
Suegro del Papa.- Sustituyó a Monseñor Castellanos, el primer obispo español que renunció a oros, palacios y mitras y se fue de misionero con los más pobres a Colombia. Ese es un buen tío.
Papa Francisco.- Y éste, hombre.
Suegro del Papa.- Ojalá sea así. Tendrá que cambiar muchas cosas, empezando por el nombre y las siglas de la Conferencia Episcopal. Menudo nombrecito cristiano: la CEE. Si parecen la Confederación Empresarial Europea. ¡Por Dios!
Papa Francisco.- ¿Qué más da el nombre?
Suegro del Papa.- Da, claro que da. Por lo menos lo de Sínodo parece más cerca de la iglesia primitiva. Claro que llamarse Sínodo de los Obispos Españoles SOE, sólo les falta la P delante…
Papa Francisco.- Esa es buena, sí señor. Yo confío en Monseñor Blázquez, que sea capaz de sacar la Iglesia de esos templos estupendos que hay en España y ponerla en la calle…
Suegro del Papa.- De patitas, la pondrían algunos. Ahora te queda buscar sustituto al Cardenal para Madrid. Ahí sí que eres tú el que decide y lo que mirarán con lupa los fieles y los expertos. Que aciertes.

A %d blogueros les gusta esto: